No tiene límites el descaro y el cinismo político. Chaves diciendo que el sector industrial andaluz presenta hoy por hoy gran “fortaleza”. ¡El colmo, pero habrá más, no lo duden! Claro está que el político puede decir esas cosas porque los sindicatos domesticados a golpe de talonario en la “concertación” no sólo se lo permiten sino que lo arropan, no sólo lo ayudan a escapar del compromiso en que se ve como subvencionador de empresas incumplidoras, sino que se retratan con el en plan palmeros. Pero una cosa es dar largas (hablando de Chaves, habría que decir que es lo suyo) y otra muy diferente tener la cara dura de encomiar con fuerte a un sector industrial precario que ha visto venirse abajo bajo su mandato varios sectores enteros y convertirse en precoces jubilados a una legión de andaluces en plena edad laboral. Chaves nos toma el pelo ya sin pensárselo dos veces. No quiero ni pensar qué llegará a proclamar cuando las elecciones estén ya a la vuelta de la esquina. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.