Es el argumento, o mejor, la fórmula reina en estos casos. “tolerancia cero”. Quere decir que el Poder. La Junta en este caso, no va a consentir ni un deliz en el muy resbaladizo terreno del urbanismo, como si no estuviera claro como el agua de que toda la crónica del “caso Marbella” la Junta dejó hacer guardando la ropa y hasta participó en un cohecho cienmillonario, judicialmente demostrado, aceptándole a Jesús Gil talones a cambio de racalificaciones. En Estepona, los mismo. Chaves sabe hace lo que venía haciendo “su” alcalde sin perjuicio de lo cual lo refrendó en las últimas municipales. ¿Tolerancia cero? La Junta de Chaves ha cerrado los ojos durante estos años de rapiña en Marbella, en Estepona y en otros lugares menos escandalosos, pero es evidente que al responsabilidad última en ese agio sistemático es suya. Esta vez Chaves no tiene salida, lo que no quiere decir que el “régimen” andaluz no le ofrezca un portillo. La corrupción  urbanísitica mayor sólo es posible con la vista gorda de la Junta. Sería injusto cargar sobre Barrientos (o sobre Gil) toda la culpa de estos desmanes.

1 Comentario

  1. Me encanta el eufemismo: sólo los carcas son “intolerantes”. En los tiempos que corren es mucho mejor ser “tolerante cero”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.