Decían aquello de “Tolerancia cero”, pero los hechos demuestran que más bien están por la razón “Tolerancia 10”. Miren cómo se cierra el PSOE en Valverde (esto es en Huelva, no nos quedemos en el pueblo) para evitar que se investigue el vergonzoso caso de la mariscada que se pagó presuntamente con factura falsa. Por más que, bien pensado, ya me dirán qué pueden hacer: nadie tira piedras contra su tejado y menos si éste es de cristal. Aceptar que en Valverde se ha cometido un delito por parte del mismo al que acaban de hacer alcalde provisional es mucho pedir. Por eso lo mejor es apagar la luz y tirar p’alante. Quien espere otra cosa tiene una idea por completo marciana de nuestra miserable política.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.