Todos los partidos presentes en el Parlamento autónomo han protestado porque la institución oculte la relación de diputados que trincan las llamadas “cesantías”. Carajo, ¿y entonces por qué no las descubren ellos mismos? Habiendo muchas bromas en la crónica parlamentaria de esta castigada comunidad, no creo que haya ninguna tan cínica como ésta. A los denostados funcionarios, mismamente, les acaban de quitar la paga de jubilación, y nadie ha dicho ni pío en esa Cámara, pero decir pío y cerrar luego el pico es ya demasiado. Estos políticos no quieren transparencia por mucho que la proclamen. Lo primero, decía Cervantes y dirán ellos, es “el buen gobierno de las tripas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.