El nuevo portavoz/dóberman del PSOE andaluz, Mario Jiménez, un chico sin apenas estudios, suple esa flaqueza suya con su agresividad. Ahora acaba de decir, por ejemplo, que criticar el mínimo recorte de altos cargos efectuado por la Junta constituye una actitud equívoca porque con ese recorte no se saldaría del déficit –¡cráneo privilegiado!—y que el PP hace lo mismo que el PSOE allí donde gobierna, lo que a su juicio elimina el problema de ese gasto clientelar prohibitivo. Griñán no iba a ser una excepción en la conocida regla de reservarse la moderación de juicio y encargar a sus acólitos que jueguen ese desagradable papel que, posiblemente, es el único que podrían jugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.