Aunque eso no es posible, todos ganaron el domingo en las urnas, como de costumbre. El PSOE porque mantiene una hegemonía indiscutible cuyo arraigo en las comarcas más deprimidas de la provincia es evidente. El PP porque un recorte de siete punto tras el obtenido en las pasadas generales, no es moco de pavo. Los políticos nos siguen tratando como a menores, en todo caso, incapaces de reconocer lo que cualquier inteligencia media puede averiguar por sí misma. Y eso sí, de triunfo sociata en la capital, nada, y de trampolín para el cambio en las municipales, menos. Esa espina no es de las que se arrancan con un sofismilla. Sobre todo si a estas alturas ni se vislumbra con que mimbres cuenta ese partido para echar abajo la otra hegemonía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.