No es que no tenga el menor sentido, es que lo tiene todo: si el Estado, es decir, el Gobierno, pagó a la Junta con solares su deuda, ésta está en su más indiscutible derecho a devolverle esos solares como pago de la que, a su vez, tiene contraída con él. Por una vez lleva razón la oposición unánime y, de paso, pone en evidencia la insolvencia de una consejera de Presidencia que sostiene el peregrino sofisma contable de que dejar de cobrar no es lo mismo que perder. El truco de los solares se le ha vuelto al PSOE en contra como la visita de Zapatero a Mohamed. Andalucía no debería devolver al Estado ni un euro antes de saldar equitativamente aquel cambalache.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.