Un Congreso fantasmal concedió ayer a este Gobierno inexperto (no lo digo yo; lo dice el primer referente del PSOE: González) una nueva prórroga, con lo que cuaja la opinión de que ni Felipe II ni Franco tuvieron al pueblo español tan bien trincado como Sánchez. Ni los “Estados de excepción”, con ser más graves, ofrecieron jamás al baranda tanta sumisión cómo les otorga este  “Estado de alarma” `prorrogable que deposita en su puño lo que, hace un siglo, soñaban y consiguieron sus ancestros ideológicos: “Todo el poder para el soviet”. La pandemia ha venido a ser un aliado apocalíptico en esta dictadura de guante blanco que ejerce sin acomplejarse la dirigencia peor dotada de nuestra Historia. Y a callar. Después de todo, en las democracias formales, cada pueblo tiene lo que quiere. ¡Que Dios reparta suerte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.