Una emotiva ovación de su grupo saludó antier a la presidenta Díaz en el Parlamento tras su tremenda derrota que, para qué engañarnos, es un poco la derrota de todos. Ella correspondió con sinceridad confesándoles por pasiva a sus compañeros que, una vez finalizada la batalla por el poder madrileño, “ahora toca” ocuparse de Andalucía. Si el autonomismo fuera riguroso esa declaración, a fuer de sincera, merecería una sanción fulminante y no una ovación, pero como todos sabemos que la “taifa” no es más que el trampolín para saltar hacia arriba, pues nos quedamos con las palmas. Ciudadanos (C’s) actuó diligente como mozo de espadas tras un breve episodio crítico –siempre hay un roto para un descosido— llevándole el acero, la toalla y el búcaro. Veremos que da de sí ese “ahora” partiendo como partimos del farolillo rojo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.