La supresión por parte del Gobierno de los 426 euros que hasta ahora recibían los parados con prestaciones agotadas, ha dado a la derecha su mejor argumento y ha hecho caer del guindo a los grandes sindicatos “de clase”, desde uno de los cuales, el “sindicato hermano” UGT, se le pregunta a Zapatero “si piensa mandar a la cola de Cáritas” a esas 350.000 familias que no perciben ningún ingreso al tener a todos sus miembros en paro. Desde el PSOE un espontáneo como Mario Jiménez –que nunca estuvo en el paro ni tuvo trabajo—ofreció como alternativa “las políticas activas de empleo que estimulan la empleabilidad”. Juzgue cada cual. Sobre todo si pertenece a aquel “ejército de pobreza”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.