Malos datos sobre el empleo o, mejor dicho, sobre el paro. Ya no hay quien esconda la realidad porque incluso desde las alturas más optimistas hasta ayer se anuncian hoy tres millones de parados para el año que viene. Por menos le decía la oposición a Suárez que este país no aguantaría, antes de refugiarse en el argumento de que el paro estadístico no era real y cuando todavía no imaginaba que tendría que acabar diciendo, como dijo, que perdiéramos toda esperanza porque el desempleo, en una sociedad moderna, era un “fenómeno estructural”, ¿recuerdan? Habrá que volver a leer a Steinbeck, a Dos Passos, mirarnos en el espejo chaplinesco de “Tiempos modernos”, en las instantáneas de los suicidas de Wall Street, en el cine mudo de los desarrapados hambrientos y los millonetis tronados. Mala cosa. Aparte de que ahora no se niega ya la mayor ni se culpa a la “economía sumergida” que tantos balones logró despejar fuera, sino que se admite como si de tratara de una plaga bíblica sólo que oriunda de esa Babilonia que son los EEUU, es decir, como si nosotros no tuviéramos nada que ver con la ‘burbuja’ famosa, tan parecida a la que provocó con su estallido la crisis del 29 en su psicología y en sus mecanismos financieros. ¿Podremos resistir ahora a pesar de ese medio millón de familias que se calcula que tiene a todos sus miembros en paro o volverá la ola de huelgas que se contuvo a fuerza de subsidios? ¿Y quién nos garantiza que del 12 por ciento sobrado que anuncia el Gobierno no pasemos a cotas mayores? Hagan cuentas y verán como estos datos son cuantitativamente, en términos relativos, peores que los registrados en aquella Gran Depresión que contó 13 millones en USA, 6 en Alemania o 4 en Gran Bretaña. Podríamos reconocernos, más o menos, en “Paralelo 42”, en el panorama previo a la catástrofe y el fantasma del miedo recorriendo el mundo, con la negrura de la crisis al fondo como una tormenta amenazante. Pero sin olvidar que aquel desastre fue la semilla de los fascismos europeos y su hijuela americana. Es mejor prevenir que curar.

                                                                  xxxxx

Y peor, lo peor de todo, meter la cabeza bajo el ala, como aquí se ha hecho, como quien espera que la inconsciencia nos depare el milagro, confundiendo la baza electoralista con la realidad, negando la verdad cruda a una muchedumbre sin cuyo concurso no sería posible detener la sangría, porque en esa tarea hay que implicar necesariamente a la sociedad en su conjunto. Se dice que las vacas flacas agravian siempre a los más débiles, pero se finge no ver que las gordas favorecen siempre a los fuertes. ¿Dónde están, en efecto, en esta hora de ajustes duros, los excedentes que inflaron la burbuja, acaso se ha evaporado el capitalazo hasta antier en circulación o estará a buen recaudo? La crisis es cuestión de todos pero la responsabilidad es del Gobierno, sobre todo si ese poder se ha empeñado en simular su ceguera voluntaria, de la misma manera que el sufrimiento –el real, el acuciante—es exclusivo de las víctimas. Aunque aquí –en Andalucía, por ejemplo—se haya llegado al extremo de culpar del paro a los propios parados, como si fuera cometido de los parados, y no de los gobernantes, aplicar las políticas correspondientes. Vamos a ver pronto a ‘Charlot’, si Dios no lo remedia, porque lo que es los responsables no parecen capaces de remediar gran cosa. El toque está en saber si esta sociedad narcotizada por la “new age” será capaz de soportar tres millones de ciudadanos sin trabajo o se revolverá contra ‘Don Tancredo’. Vamos a ver quién llevaba razón, si los defensores a ultranza de las irreversibles medidas de la ‘sensibilidad’ que acapararon la pasada legislatura, o Cervantes diciendo que “lo primero es el buen gobierno de las tripas”. La tabarra de la “modernización”· quería decir, por lo visto, volver a “Tiempos modernos”.

4 Comentarios

  1. Yo no soy tonta. O al menos no del todo. El Anfi levanta el dedo señalando y procuro seguir la dirección que indica, no me quedo en el filo de su uña: «…acaso se ha evaporado el capitalazo hasta antier en circulación o estará a buen recaudo?»

    Hay gente que se gasta millones de euros aún en un superpiso, en una casona entre praderas de césped y mantiene un servicio doméstico de varias personas. Quien cobra en una noche por anunciar bombones dorados o baldosines lo que un obrero en varias semanas de andamio. Por cierto,¿no había una china casada con un exministro de economía, arrollador y con hacha para los nudos gordianos? ¿Está missing esta minerva o solo va de Belinda?

    La crisis o el crack -o el basuco, llamémosle equis- ¿es global o solo va por el west side? Que a la primera, ¿primera?, ficha del dominó que ha caído la llamen subprime debería traernos al fresco. El economista que nos invita a ver y leer mi don Chic -disculpas, don Genaro, porque mi primera intención fue de censura por remitirnos a un vídeo. Me quito la cabeza- ¿habla de intervencionismo como remedio o es que sigo siendo muy torpe con las versiones subtituladas?

    Mucha gente no va a veranear, ¿ o sí?, este año, pero un banquero presumido no corta un pelo al decir que su botín de este año es de tropecientos millones de euros. ¿Se lo imaginan tardando en pillar el sueño porque el arroz vale un poquito más caro?

    Si es verdad que nuestro campechano y simpaticote monarca y nuestro risueño y bondadoso primer ministro han conseguido del gorila caribeño un trato privilegiado en cuanto a suministro de betún de Judea, eso tiene una cara buena y otra mala. La buena, que repsolypf va hacer un negocio de testículo de pato -aunque yo no estoy tan segura de que sea algo bueno- y la mala es que nuestros chicos podrán seguir haciendo caballitos en sus amotos, matándose los fines de semana y todos y todas las demás seguiremos contaminando esos cielos que perdimos. Amén.

  2. Sí señor, el día va de recomendaciones insuperables: un buen texto de D. JA haciendo alusión al gran D. Charles complementado por un impagable vídeo de D. G. Chic. Me recuerda las buenas ofertas de algunos manuales con libro y CD incorporado. New Age edulcorada no creo que sea lo que haga falta en estos “Tiempos Post-postmodernos” con un pensamiento único mortalmente apático; ¿un Nuevo Orden a lo Dährendorf? Harto difícil con tanto Alicia impregnando “lo evidente” de irrealidad. Pero más vale que nos pongamos las pilas y aparquemos el escepticismo si queremos salir del atolladero.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.