Va y viene Sánchez a la tele sin el menor provecho, los “expertos” ignoran dónde hallaremos el “pico” de la pandemia y la gente se remueve inquieta en su encierro, la prórroga del cual no ha cogido por sorpresa a nadie. En Andalucía, la Junta resiste con energía, reclama extremar el rigor al tiempo que, ante la inoperancia del Gobierno, se ve obligada a ir por delante y buscarse/buscarnos la vida, aprovechando que el mal nos trata –de momento– más o menos como a Alemania. La catástrofe está revelando hondas virtudes ciudadanas que nos hubiera costado imaginar antes de su estallido –y también miserias– dejando entrever un futuro seguramente no poco diferente del pasado. Cuando aquel llegue habrá que hacer cuentas. Mientras tanto no queda otra que atravesar con calma este tiempo lento que hace nada y menos no podíamos ni soñar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.