El Instituto Andaluz de la Mujer ha hecho público el balance –terrible balance—de la tarea de su Teléfono de Atención durante el primer semestre del año en curso Y ese balance arroja nada menos que el tremendo resultado de 4.650 llamadas de mujeres en busca de socorro ante las agresiones llamadas “de género”, lo que supone un 32 por ciento del total de las peticiones de ayuda o consulta recibidas. ¿Cabe explicar esa barbaridad, no harán falta algo más que un benemérito teléfono a disposición de las agredidas para contrarrestar esta lacra irracional? Hay que considerar que, además de este recurso, hay mujeres en peligro que recurren a las policías o a otros organismos de defensa de la mujer, que los hay. Y preguntarnos, entonces, qué diablos está ocurriendo en esta sociedad para que ni siquiera una ley tan expeditiva y parcial como la vigente baste para arredrar a los bárbaros. Hacen falta más medios y sanciones más graves, de eso no hay duda. El IAM debe de saberlo mejor que nadie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.