Lleva razón el presidente Moreno al plantear a la ciudadanía la exigencia de autocontrol. Los datos de la pandemia son realmente inquietantes –cerca de cinco mil casos declarados ayer, el peor dato desde noviembre, setecientos solamente en Sevilla– y justifican sobradamente la alarma oficial. En un par de semanas los  ahora detectados refluirán a los hospitales colmatándolos posiblemente, lo que permite predecir que en pocos días se habrán de reforzar las medidas restrictivas y, desde ahora, endurecer la vigilancia y el control de los comportamientos públicos. La noticia de la vacuna parece haber inspirado una equívoca sensación colectiva de normalidad en absoluto real. Ya no caben más paños calientes ante esta plaga descontrolada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.