Me parece que el PP ha cometido un gran disparate al reclamar en un pleno del Ayuntamiento de Ayamonte, a la mayoría absoluta del PSOE, que los forenses sometieran a examen al alcalde para determinar, en la medida en que eso sea posible en los tiempos en que vivimos, si el regidor está en sus cabales o ha perdido definitivamente el oremus. Hay para esa petición algunos motivos de índole política y administrativa ciertamente inquietantes pero que no hacen al caso, aunque también figura entre los cargos uno que, para ser franco del todo, no acabo de entender viniendo como viene de la derecha conservata: la prodigiosa teomaquia del alcalde, o sea, la pretendida capacidad del monterilla para hablar con Dios, no ya oscuramente, como lo han venido haciendo los hombres de todos los tiempos y todas las culturas, es decir, instalado en el “mysterium tremendum”, sino desde el reposo que le brindan al ánimo los deliquios acogidos al “mysterium fascinans”. En efecto, el alcalde ayamontino, enrocado en su conciencia numinosa, dice que habla con “Padre Jesús de la Villa” y que Éste le contesta campechano y afectuoso, como pudiera hacerlo cualquier vecino o parroquiano adicto, en términos que sobrepasan la experiencia mística que nunca será tan elevada como la que ofrece la confianza divina: “Sigue como vas, Rafael, sigue como vas, que lo estás haciendo muy bien” –cuenta Rafael el alcalde que le tiene dicho “Padre Jesús de la Villa”. Ya me dirán qué puede hacer la leal oposición, por muy legitimada que se sienta por su confesionalismo de toda la vida, ante una declaración semejante.

xxxxx

No cabe duda de que el diálogo del hombre con la divinidad se ha degradado de manera irrecuperable desde los tonos dramáticos en que se deja oír en el Antiguo Testamento hasta la descarada vulgaridad que alcanza en los tiempos modernos. El padre Claret contaba como si tal cosa sus conversas con Dios, visiblemente afectado por la familiaridad con que era distinguido en ellos. Elijo un caso referido en sus memorias por el santo –“El día 7, a las once y media, día del Corpus, después de la misa de Santa María, antes de la Procesión, estando delante del Santo Sacramento, me dijo el Señor: ‘Antonio, está bien y me gusta el libro que has escrito’ ”—que, sin duda, pertenece al mismo género delirante que la experiencia del alcalde sociata, pero que, como ésta, poco tiene ya que ver con la enigmática grandeza que impregna el diálogo de Dios con los viejos patriarcas o con el freudiano estremecimiento que traspasa las confidencias místicas. Un alcalde del PSOE refiriendo en el casino, como si tal cosa, que viene de hablar con la Divinidad, nada tiene en común con el abrumado Moisés que comunica a su pueblo al bajar de la montaña sagrada la maravilla de la Zarza ardiente, aunque mucho, todo hay que decirlo, con aquellos santurrones románticos que degradaron el prodigio hasta dejarlo a ras del suelo. Aparte de que ya me dirán como se compagina en un mismo partido el no poco extemporáneo designio de retirar los crucifijos tradicionales de las escuelas con un confesionalismo tan extravagante que nos devuelve a los tiempos de la Isabelona sólo que con los nabos y el perejil de Paco Porras decorándonos la oreja. De verdad, hay que ser primos para entrar a un trapo como ése y dejarse torear con la izquierda por un corregidor tan populista que lo mismo se presenta en su despacho vestido de domador de circo que posa disfrazado de lo que se tercie para el daguerrotipo que capta tantos votos y amarra tantas voluntades. Ahí tienen el doble despropósito: una astuta izquierda que charla confiada con Dios y una derecha ingenua que se lo reprocha. Se jubilarán sin aprender la lección estas criaturas. El oportunismo de la izquierda le da sopas con honda a una derecha que no sólo parece que va dejando de creer en Dios sino que, encima, da la sensación de que se fía del psiquiatra.

15 Comentarios

  1. Resulta que hablar con Dios ya no es ningún prodigio, pues cada dia los vemos mayores en la actualidad política. Ese alcalde es un cachondo y los del PP unos pringaos, como dice usted. Lástima que entre el calor y la anécodta no se haya extendido más sobre el asunto de fondo: la necesidad de los hombres de hablar con Dios, que un filósofo de moda dice hoy en El Mundo que responde a meras figuraciones.

  2. Presiento que al propio don ja le ha pasado como al sr. bardo: que ha debido quedarse en la anécdota a costa del fondo, pero a pesar de todo ahí tienen muchas cosas insinuadas que demuestran la solidez de su formación.
    En cuanto a la felicidad es cierta la sugerencia de que el cristianismo histórico ensombrece la esperanza, pero también que aporta un caudal de esperanza nueva muy importante, como otras veces ha señalado él mismo, al hablar de Europa, sin ir más lejos.
    Los hombres no son felices porque la vida es cambiante. Entre epicúreos y escépticos, por encima del “pesimismo” cristiano, está el sentido común que nos dice que la muerte es una sombra callada y la enfermedad una amenaza permanente. Si se le suma a eso el riesgo de la propia vida, es fácil comprender el desconcierto del hombre, que en muchas ocasioens decied que ser feliz es limitar sus anhelos. Sólo la fe –que es gratuita– salva ese escollo. Pero eso no entra en el negociado de don ja.

  3. Me quedo con el evsio entre líneas de gm: ojo con quienes quieren vendernos la burra de que la felicidad depende del destino y nada, en consecuencia, podemos hacer por conseguir la dicha. El XVIII hizo mucho en tal sentido pero no dejó de ser un siglo abrumado; el romanticismo hizo, a su vez, cuanto pudo por borrar esa imagen de la felicidad alcanzable. Demasiado tema para tan pocas líneas, pero me ha gustado el leñazo que le larga sin complejos al ser. Kant.

  4. No se le escapa a ja que la felicidad ha sido un isntrumento en manos de todos las manipuladores de la Historia, desde la penumbra prehistórica hasta hoy. Felicidad vendieron las religiones, las políticas, los sistemas. Felicidad es algo, sin embargo, que cada cual ha conocido esporádicamente y reconoce mejor después de perderla.

  5. Las creencias han sido siempre individuales, pero amigo, cuando algunas personas estan en el poder de los Ayuntamientos, si las “fuerzas vivas” del pueblo o ciudad son muy religiosas, éstas, aunque no creyensen en Dios, manifestarían lo contrario por tal de mantenerse en el poder. En eso tengo yo bastante conocimiento por indagadora y fisgona en estos arrabales.

    Haciendo referencia a nuestro Cura, no estoy de acuerdo con él en que “lo histórico” del cristianismo ensombrezca ninguna esperanza. Aunque nos enseñe mucho los hechos ocurridos, lo pasado, pasado está. Es Dios y la idea que cada cuál tenga de Él la nos debe dar y quitar esperanza.
    ´
    En lo que sí estoy con mi cura, es en lo de que “la fe es gratuíta”. ¡ojalá más de uno pudiéramos comprarla!. La fe es un don de Dios que si yo lo pudiera coger no lo soltaría jamás. ¡Qué descanso y que paz tendría, sabiendo que ese Dios estaría siempre ahí para comunicarme con Él (en el bun sentido, claro), y pedirle que esa esperanza en un mundo mejor se haga realidad alguna vez, y si tarda un poco en conseguirse, poder descansar y reposar con Él del cansancio del camino.

  6. Lamento que por torpeza algunos blogueros hayan concido mi columna de mañana hoy sábado, como veo por los últimos comentarios. Lo siento en la medida en que haya podido desconcertar a alguien.

  7. El alcalde de Ayamonte, antiguo conductor y populista probado, es un mago, como bien sabe jagm, que le ha dado mucha leña en esta vida. Cuentan por el pueblo que sun independencia e incluso sus extravagancias se dbeen a que ya es rico a reventar, pero yo de eso no tengo pruebas. Sí las tengo de lo dura que la tiene, y de lo ingenup que es el pueblo soberano. ¿Vortarían ustedes a un tipo que dice que viene de hablar con Dios? Los del PP deberáin estar contentos con que su rival de esas muestras de estar fuera de sus cabales pero también tendrían que saber que ese tipo de locuras se escapan al psiquiatra.

  8. Es cierta la frase (increíble) que jagm atribuye a san Antonio María Claret, pero debería ponerla en su contexto y no sacarla de él. No puedo negar lo que estña publicado pero le pido que trate los textos como es debido.

  9. No le de vueltas, Claretín, lo dicho, dicho está y se acabó. Ríase por una vez, hombre, con el humor del maestro y no niegue que ha tenido gracia la anécdota. Y no ´provoque al jefe en este terreno porque me consta (uno era lectopr de Triunfo cuano era/éramos joven/es) que conoce el paño (pardo).

  10. El alcalde de Ayamonte tiene hasta gracia, dentro de su descaro natural. Hay políticos (recuerden a Pacheco y a tantos otros) que han sacado partido a su zafiedad, y éste es uno de ellos. ¿Es verdad que “Operación Malaya” significa “desde Málaga a Ayamonte”. Si es así, no me extraña que ese personaje y no sólo él anden ya hablando solos, o lo que no sé si viene a ser la misma cosa, habloando solos.

  11. Pingback: xxx galleries
  12. Pingback: adult voyeur manga
  13. Pingback: cartoon lesbian

Responder a Atélite Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.