Un magistrado amigo llama “Penélope” (sin acritud) a la juez Núñez porque dice que desteje, en la cerrada noche procesal, lo que a la luz del día tejió, tenazmente y contra todos, la juez Alaya. No le da mérito, mi “Deep throat”, a lo que aquella entiende como “desatasco” del enorme enredo, ya que archivando a mansalva y endosando al juez de apoyo el resto, la cosa no tendría, según él, mayor mérito. No sé, soy lego, pero cuando veo que “Penélope” vuelve, a instancias de Anticorrupción, sobre el presunto saqueo de los fondos de formación tras haber exculpado a los altos cargos de la Junta implicados, no niego que me siento confuso. ¿Por qué solicitaría ese complejo destino la juez Núñez? Me parece a mí que esa pregunta es la clave de esta crítica bóveda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.