Ni “primarias” ni siquiera voto normal: la lista del PSOE que concurrirá a las municipales, fue aprobada antier por aclamación y a otra cosa, tras la tensa reunión de la Asamblea Extraordinaria (es un decir) celebrada en un aula de nuestra Universidad. Barrero debió pensar que era arriesgado poner urnas y recontar papeletas, y más seguro y tranquilizador para el “aparato” recurrir al viejo expediente romano del barullo aclamatorio en el que se apagan las disidencias y se disuelven los rumores. Fuertes forcejeos, cambalaches hasta última hora, ‘quítate-tú-que-me-pongo-yo’ desde el número 2 para abajo, militantes largándose cabreadísimos y grupos reunidos en la catacumba de la madrugada redactando comunicados de protesta. Mala ceremonia de salida, dudoso porvenir de una lista que cuenta con enemigos íntimos, como ya ocurriera alguna otra vez, a consecuencia del el caudillismo vigente. Gana Parralo, de momento, en definitiva. El toque estará en ver si esa victoria prospera o se queda en un forzado éxito pírrico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.