La marea creciente de exigencias aberchales y, en especial, el énfasis puesto en las inasumibles, dejan poco margen a la buena fe de la mayoría para tragarse sin más la perspectiva pacífica que predica el Gobierno y su cobertura mediática. Una manifestación encabezada por el portavoz radical de la extinta pero floreciente Batasuna, es decir el secuestrador Otegui, gritando ante la sede del PSE que “el proceso de paz es inviable” supone, me parece a mí, una vuelta de tuerca difícilmente encajable por un  Gobierno y un partido que se han jugado el resto en una dudosa mano de la partida que podría darles a un tiempo, eso sí, el éxito clamoroso del fin del terrorismo y la garantía de asilamiento del gran rival que ya los desplazó una vez del poder. Estamos en un buen momento, en consecuencia, para al menos plantearnos, con toda la buena fe del mundo, el juicio de intenciones, y sugerir dos posibles hipótesis explicativas del disparate que se representa en ese retablillo político. Primera hipótesis: las continuas y crecientes exigencias, esas vueltas de tuerca deliberadamente asfixiantes, no serían más que el producto de una idiocia  colectiva del aberchalismo que no se habría percatado de que nunca dispuso el separatismo vasco (y, por descontado, el terrorismo) de una circunstancia política tan favorable como la que le brinda el actual Gobierno con su estrategia de paz negociada a toda costa. Segunda hipótesis: semejante estrategia, compartida por el Gobierno y su partido con la banda y sus representantes “civiles”, constituiría una estudiada representación, una tragicomedia destinada a elevar el clima de tensión hasta un punto que revalorice al máximo una eventual salida pacífica obtenida en la mesa de negociación con los delincuentes armados y sus socios, de tal modo que el Gobierno estaría soportando tanta humillación en aras de un futuro desquite electoralista y la banda aceptaría el papel de estúpida aguafiestas para encarecer una paz pactada con antelación. ¿Con cual de las dos hipótesis se quedaría uno en medio de este ruidoso desconcierto? Esa cuestión no tiene respuesta fácil pero parece obvio que, planteado de esa manera, el problema sólo es resoluble partiendo de las dos únicas contrahipótesis posibles: o una de las partes es idiota o ambas están compinchadas. Ese es el reducido menú lógico que se nos ofrece: sírvase usted mismo.
                                                                    xxxxx
Como me cuesta lo indecible aceptar el primer supuesto, apenas me queda otra opción que asumir el cambalache político. Sin duda, de acertar en mi elección, resulta innegable que el Gobierno de la nación se estaría rebajando hasta un punto de difícil retorno así como que el nivel dramatúrgico de los bandidos armados o sin armar sería fenomenal. Los hechos son los que son, en cualquier caso, y ya me dirán cómo justificar o, simplemente, explicar y dar sentido a la irresistible ascensión de un aberchalismo que estaba en las últimas antes de iniciarse el “proceso” si no es con el argumento, ciertamente insufrible, de la hipótesis que sugiere la connivencia. En el mejor de los casos, aquí no va a haber, verosímilmente, ningún nuevo abrazo de Vergara, sino todo lo más una rendición de Breda escenificada en Estella/Lizárraga o a la sombra del roble de Guernica pero con los papeles cambiados, es decir con Spínola entregando la llave de la legitimidad a un rebelde en un paisaje en el que las lanzas se habrán tornado cañas. Cuesta asumir este doblete, y bien que lo siento, pero ni me puedo creer que los bandidos sean tan primos como para provocar un día sí y otro también a su insólito benefactor, ni acaba de tragar con la monserga de esa paz que no liquidaría ninguna guerra. ¿Quién no va a querer la paz tras medio siglo de bandidaje? Ahí tienen una buena pregunta para hacérsela a quienes están humillando al Gobierno hasta un punto que convierte en inverosímil tanto desafío y tanta desfachatez.

12 Comentarios

  1. Uff, cómo me cuesta, pero hoy debo disentir del Maestro. No por la forma sino por el fondo. Qué cansancio, qué hastío, qué náusea. No aguanto ya ni una sola línea sobre los criminales del norte, con su paisito, su lenguajito inventado, sus chantajitos permanentes, sus amenacitas tan reales.

    ¿Qué pasa con los llamados nazi-/necionalistas no asesinos? Pues que se frotan las manitas con fragosa fruición frailuna, ansiosos de llenar sus cestitos de nueces ensangrentadas. Anda y que les vayan dando. Independencia, naturalmente. Pero ya. Como decía el musoliniano exjesuita con el mentón soberbio hacia arriba: ‘las fronteras, al Ebro’. Naturaca. Y a suprimir la Y vasca del AVEspañola y a gastar ese dinerito en un muro doble, con hormigón y alambradas, mejor que el de Melilla. Y pasaportito en la boca, nada de Shengen. Que se inventen su monedita y tengan que hacer change/exchange para convertirla en leuritos. Y que se pongan en cola para entrar en Europa. Nos ha merengao.

    Addenda: gracias a quienes se acuerdan de los que ayer no colgamos el comment. Servidora sí que lo hizo por la mañana, en la página del viernes que seguía en activo. Luego, no pudo ser. Pero sí le dije un par de cositas a un charneguto/Palafrugell que dudaba de la honradez de mi difunta madre. Como no quise mancillar a su progenitora le dije –y lo repito- que es un lameculos, un tragasables carnosos, un tontín de la perinola, una mierda como el castoreño de un picador, una ventosidad fabiana (de fabes)… Ya seguiré en otro momento.

    Y les recuerdo, hermanos bloggeros, que brinden estas fiestas con vino de su propia tierra de cada uno y cada una, vaya, ya me salió el lenguaje correcto. Las botellas porrúas que se las metan ELLOS SOLOS por el orificio oscuro, que disfruten en la ampolla rectal con el cosquilleo de sus burbujitas. Salud.

  2. Repite Epi su argumento, muy puesto en razón, vaya que sí, pero no poco arbitrario y fuera de la realidad. Lo que ja hace es juzgar una estrategia que supone (creo que con razón) de simulación, y eso debería ser tomado en cuenta por mucho que nos aburra a todos el tostón aberchale y norteño en general.

  3. Doña Epi se cree más lista que todos sin darse cuenta de que si fuera tan fácil como ella dice estos, que están dispuestos a bajarse los pantalones a ras del suelo, ya le habrían dado la independencia a esos cabrones.

  4. Pue a mí, que tanta simpatía tengo por el buen sentido de la doña, me parece que corre un pelirgo, y es que el día en ZP se acabe de desprender del todo del calzón y suelte la predna territorial, ¡va a conicidir con doña Epi!
    En serio, no simplifiquemos. Si el problema triuvioera una solución tan fácil no habría hecho falta aguardar a llorar a un millar de desgraciados tras los que quedaron millares de familias hechas polvo. Un poco de respeto, en consecuencia, al tratar de estos temas. Las huidas hacia adelante, surven de poco. Los escapismos, menos aún.

  5. Sé que a veces se hacen preguntas retóricas. Se conocen de antemano las respuestas. Servidora no recuerda cómo se llama la figura de los espejos deformantes para afirmar o negar lo obvio. El postcriptum de mi anterior perorata sería que, puesto que me voy al terreno de lo inasumible, quiero dejar claro que toda la farfolla que se andan montando es igual de inasumible. Pero se ve que soy torpe y esto obliga a leer la literalidad de lo que escribo y no se me adivina el interlineado. Paciencia. Necesito Mejorar.

    Sepa mi don Nemo que la mera comparación con GuisanteZp -¿no se han dado cuenta cómo este hombre se parece cada vez más a Mr. Bean, pero multiplicando la sosería?- me ofende.

    Zumbao, tron, tú a lo tuyo, que es ventosear sonoramente.

    Glurrb. Disculpen que eructe de nuevo: las burbujitas p’a ellos.

  6. Ante la deserción dominical, sólo mi bendición para todos y el testimonio de mi conformidad con las ideas de la coilumna, que me paece que doña Epi juzga algo a la ligera, vamos. ¡Y no me sea grosera, córcholis (disculpe el estudiado eufemismo), que ni falta que le hace a su grave humor (evidentemente andaluz).

  7. AVISO
    He visto al Jefe, o mi vista me engaña mnucho, en el palco del Estadio Colombino, extasiado (o cabreado, no sé) con su Recre. Este hombre es capaz de compaginbar a Hegel con la Piquer (Burgos dixit) y a la física molecular con el balompié pionero de los onubenses.

  8. No se debe tirar por la calle de enmedio, ni como lo hace Epi ni de otras maneras ya ensayadas aquí y fuera del blog. El tema del desafio separatista no se limita en un círculo de renuncias o desdenes, sino que concierne a toda una historia colectiva y esas son palabras mayores. Ruego a doña Epiadmiradísima-por-todos que reconsidere esa actitud.

  9. Ya dije en otra ocasión que hay temas demasiado serios para que se rebaje uno al nivel del adversario si éste carece de dignidad, si es zafio, grosero, obstinado y cutre.

    Supongo que habrá millones de españoles , de todas tendencias, tan preocupados como ustedes todos por este tema, y el peligro que se avecina.

    Espero, deseo, aspiro a que, entre todos, España encuentre modo y forma de que cohabiten en ella todas las regiones armoniosamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.