Elemental, demasiado transparente, la escenificación de la discordia imposible entre el PSOE e IU, mantenedor y mantenida, socios no sólo por justificables afinidades sino por imposición evidente de la necesidad. Demagogos, como dice Parralo que son los de IU, o no demagogos, cualquiera sabe que el domingo habrá dos maneras de votar a la Parralo: una, depositando en la urna la papeleta del PSOE, y otra, echando en ella la de IU. Ya puede Jiménez subirse a la parra (y va sin segundas), hay que ser pánfilo para no ver claro ese truco electoral de las dos papeletas destinadas a sumarse juntas. Lo cual es todo lo legítimo que se quiera, a ver, pero por la misma razón vuelve tan chocante el paripé de la peleilla, el camelo de los puntos sobre las inexistentes íes. Jiménez sabe que va de “doméstico” de Parralo en esta ocasión, como en la anterior lo fue de Cejudo en Valverde y durante toda la legislatura de la Diputación. Quien vote a IU votará a Parralo. Un IU saben que el cobrador del frac no se anda con cumplidos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.