Al fin se despereza el PSOE. En varias provincias por lo menos, grupos de militantes –susanitas rabiosos hasta antier— creen, ¡ahora!, que “Andalucía espera su reacción”, o sea, su insurgencia crítica en busca de un liderazgo que no se agote “en la autocomplacencia” sino que ejerza la imprescindible crítica ante los errores del “régimen”. A esos cimarrones habría que repetirles lo que el padre de Manolo Caracol le gritó a la locomotora del tren Correo cuando, tras un cansino e inacabable viaje, entraba piafante en Atocha atronando con su silbato: “¡Ese roneo en Despeñaperro, en Despeñaperros!”. Es poco ejemplar, en todo caso, ver a los silenciosos pretorianos del susanismo dedicados ahora a alancear moro muerto y de paso, claro está, tratando de buscar pesebre nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.