Una vieja discusión, no necesariamente moralista, viene discutiendo entre nosotros la delicada cuestión de las relaciones entre el talento, el genio si se prefiere, y el ejemplo que la obra producida pueda ejercer sobre la mentalidad pública. Lo vemos estos días en USA donde algún integrista y homófobo ha osado cuestionar la obra de Walt Witman, aquel inmenso patriota, y más cerca de nosotros, en Francia, estamos asistiendo a un intenso debate provocado por la decisión del ministro de Cultura, Frédéric Mitterand, de eliminar de un plumazo, de la relación de fastos oficiales, los dedicados a recordar la persona y la obra de Céline, el controvertido y torturado autor del “Viaje al fin de la noche” al que ahora se acusa frontalmente de antijudaísmo militante y, en consecuencia, de constituir un mal ejemplo para la opinión pública. La cuestión es vieja, como decimos, y se podría cifrar en la disyuntiva de si el talento de un creador debe primar en cualquier circunstancia o bien su condición personal, digamos su posición ideológica y su actitud moral aconsejan alejarlo del sistema de honras públicas oficiales, es decir, de ese montaje propagandístico de las celebraciones promovidas desde el Poder en las que François Jacob veía un recurso de la mala conciencia iletrada y otros han creído detectar incluso formas encubiertas de autocelebraciones.  Ya ven, habría que dar la espalda desde el propio Céline, en efecto, hasta Ezra Pound o Paul Morand, desde el Baudelaire que escribía con delectación sobre el exterminio judío (“Mon cor mis à nu”) al Verne que caricaturizaba a sus personajes hebreos, por no hablar de Dostoïevski, Jules Vallès o el propio Voltaire, si se pretende sancionar el antisemismo en la gran literatura, y eso no parece ni lógico ni siquiera viable. ¿No sabemos, como se ha señalado, que nada menos que Antonin Artaud dedicó a Hitler alguna obra, no hemos visto a Louis Aragon arrodillarse contra toda lógica frente al dogmatismo soviético incluso en biología?

 

No hay que olvidar que venimos de una tradición ininterrumpida en cuyo amanecer Platón recomendaba (en su “República”) no incluir en la ciudad otra poesía que la contenida en los himnos a los dioses o a los hombres señeros, pero en cuyo curso los episodios censores han sido innumerables. Otra cosa es qué pretende el Poder tachando de su lista de memorables a un genio como Céline, cuyo ejemplo no sé por qué va a resultar hoy más peligroso que el de Wilde o el de Jean Genet. A Mitterand, tan tolerante por cierto, le asusta este hombre oscuro, equívoco y terrible mientras le trae al fresco, al parecer, la temible sombra de su abuelo.

10 Comentarios

  1. Valiente comentario. Ya quisiera yo que en Francia tuviéramos lo equivalente.
    Quizas, lo que pasa es que el talento de Celine es tan grande y su obra tan fuerte, y tan moderna , que le tengan todos miedo y también y sobre todo, que les haga sombra a toda esa pandilla de plumiferos insípidos.
    Un beso grande.

  2. Vengamos más cerca, pensemos en el gran AGUSTIN DE FOXA, novelista, articulista , poeta, diplomático, …al que denegaron el homenaje y reconocimiento que merecía su ingenio y su obra, por ser próximo a Falange .
    Curiosamente sus detractores…ERAN HIJOS DE DIRIGENTES o MILITARES FRANQUISTAS RELEVANTES Y DE CONFIANZA DEL DICTADOR, como ocurre con miembros del gobierno socialista que todos conocemos, o los polancos y cebrianes , a los que ningún socialista condenaría por su lealtad al dictador….Ya sabeis, la doble vara de medir.
    En Cataluña, Galicia y Vascongadas también vetan a los oriundos que no son suficientemente enxebres, según los baremos al uso.
    Ahí está Boadella haciendo patria por ahí adelante. Qué agggco, diormio.
    Cuando el arte, el ingenio, la lucidez NO TIENEN IDEOLOGIA NI PATRIA NI ARCA EN QUE VENDERSE.
    Hale, ksjdan. Vaya uno de los más bellos poemas de AGUSTÍN DE FOXÁ, que mi padre tanto admiraba.

    Melancolía del desaparecer. AGUSTIN DE FOXA.

    Y pensar que después que yo me muera,
    aún surgirán mañanas luminosas,
    que bajo un cielo azul, la primavera,
    indiferente a mi mansión postrera,
    encarnará en la seda de las rosas.

    Y pensar que, desnuda, azul, lasciva,
    sobre mis huesos danzará la vida,
    y que habrá nuevos cielos de escarlata,
    bañados por la luz del sol poniente
    y noches llenas de esa luz de plata,
    que inundaban mi vieja serenata,
    cuando aún cantaba Dios, bajo mi frente.

    Y pensar que no puedo en mi egoísmo
    llevarme al sol ni al cielo en mi mortaja;
    que he de marchar yo solo hacia el abismo,
    y que la luna brillará lo mismo
    y ya no la veré desde mi caja.

  3. Muy de acuerdo, con la columna y con doña Lina. En Sevilla recientemente fue prohibido un acto a Foxá, como seguramente saben. Los que lo prohibieron nno sabían a quien prohibían, pero habían oído campanas…

  4. Tachar a Céline: ¡hace falta un Mitterand para semejante cosa! No es ningún descubrimiento el del antisemtismo de ese genio ni de los que el anfitrión cita, pero me pregunto que tiene que ver que un hombre sea ciego o mal con su obra literaria.

  5. Valo, e o sea que hay que olvidar a Céline porque era antijudío y eso da muy mal ejemplo. Vale, de acuerdo. ¿Y a un ministro com o él que ha hecho confesión públuca y alarde de haber frecuentado chaperos juveniles, qué habría que hacer con él? Es curiosa la concepción que cierta progresía tiene del ejemplo y del escándalo. Me parece a mí que Mitterandito podía haberse quedado callado. Porque, ¿qué necesidad tenía de sacar ahora a Céline para destruir su imagen?

  6. Lo de la prohibición de Foxá –un fascista, sí, un franquista activo, pero ¿y los estalinistas del bando inquisitorial?– fue una vergüenza, y no se explica cómo la Justicia, aunque sea a título simbólico nose ha dejado caer con alguna sanción sobre esos analfabetos. No se puede esperar otra cosa de esto políticos arrancados del pasillo del partido, pero no deja de ser malentable que se les pemita ejercer de inquisición en plena democracia.

  7. Puestos a citar sonetos de Foxá (hay que ver cómo hemos desviado el tema…), recuero que Alfonso Ussía reprodujo una vez uno que le había proporcionado la “memoria prodigiosa” precisamente de jagm, uno en que retrataba al señorito andaluz en contestación al que en defensa del señorito habia escrito Pemartín. ¿Podría reproducirlo alguien (ya sé que él es imposible…)?

  8. Llamar pan al pan no es homofobia, don zipi. Un señor freceuntador de prostíbulos es un putero, por muy temprano que se levante. Y un frecuentador de chaperos hubo un tiempo que estaba a escasos milímetros de los corruptores de menores que se nos sentaban al lado en el cine cuando íbamos solos.

    En cuanto a la cuestión que plantea la columna de JA, es como mínimo un contradiós aplicar conceptos actuales -sobre todo en ese filo de la navaja de lo estúpida/políticamente correcto- a personajes a los que admiramos por motivos concretos, desechando aspectos de su biografía que poco afecta al motivo de la admiración.

    Saludos muy afectuosos, mi doña Marthe y de nuevo bien hallada en este chabolo, doña Lina. Una brizna de luz gallega en su enxebres. Bicos.

  9. GRAMATICO, supongo que te refieres a este poema de Peman, que Foxá respondió daquesta manera.
    Saudiños.

    (ABC, Sevilla, 29-VI-1937). JOSE MARIA PEMAN

    ¿No sabes lo que ha pasao?
    -No sé nada: tú dirás.
    – Pues escucha, que ha llegao
    de Bilbao
    el señorito Tomás.
    -¡Qué alegría!
    -Tú dirás …
    Es que Bilbao y Jerez
    ¡ya se vuelven a encontrá!
    ¡Ya está lograda la hazaña
    que nos vuelve a la unidá!
    Y se abrazan otra vé
    la boina del Requeté
    y la guitarra con moña:
    y la Virgen de Begoña
    besa a la de la Mercé.
    -¿Y don Tomás? ¿Muy nervioso?
    Cómo nervioso? ¡Al revé!
    Muy sereno y con hombría,
    ya lo dice el ABC
    casi toítos los días:
    «Para calidad, Domecq»

    SONETO A LA FAMILIA DOMECQ, de Jerez. AGUSTIN DE FOXÁ
    “Horda del sur envanecida y boba
    que venís con el pelo de la dehesa
    para adorar a estúpidas marquesas
    que a cambio de dinero os dan coba.

    Tratantes de la baja Andalucía
    que usais de propaganda la tajada
    y presumiendo de genealogías
    es vuestro escudo una marca registrada.

    Forman vuestra corte de adulones
    artistas, tortilleras, maricones,
    el cuerpo diplomático y Cortés.

    Estampa de una España en pandereta,
    ¡id con vuestro dinero a hacer puñetas!,
    oh, Borgias de los vinos de Jerez..”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.