La presidenta Díaz se ha pronunciado con responsabilidad y sentido común frente al golpe secesionista catalán. Aunque haya guardado la ropa –como es natural– no ha entrado en el ruedo dialéctico con trampas ni retrancas sino sintiéndose “parte de la Administración del Estado” y apoyando “en cuanto sea necesario” al presidente del Gobierno de la nación, porque “lo mejor para Andalucía es una España unida y cohesionada en el marco de la Constitución y el respeto a las leyes”. Pretende doña Susana “la restitución y el respeto a la Constitución y a la convivencia” y teme que el Govern sedicioso “siga dando pasos” en su línea desafiante. Ha dejado en evidencia con ello la ambiciosa doblez se Sánchez. Seguro que lo rentabilizará y, ciertamente, en esta ocasión, se lo merece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.