Hay personas fatalmente reducidas por la opinión a su propio personaje. Como Ruiz-Mateos, mismamente, el hombre que recurrió a los gestos más estrafalarios –compareció vestido de Superman o de torero ente el TS más de una vez, increpó a los ropones, estrelló tartas en la cara al ministro Boyer tras sufrir su expolio, exhibió cierto iluminismo casi místico cada vez que le dio la gana– con tal de que su “caso” no acabara sepultado en el olvido de una Justicia que, a la vista está, siempre quiso saber lo menos posible de sus circunstancias. De sobra sabía él que en su contra se conjuraban dos poderes temibles, uno, el del propio Gobierno que necesitaba un zarpazo ‘revolucionario’ con que acabar de legitimarse y que vio en él un buco fácil de cazar, y otro, el de la Banca clásica, la tradicional, la endogámica y ‘exclusiva’ que siempre lo consideró un “parvenu” sin sitio entre los cabales. Los que pensamos que se equivocaba con aquellas payasadas hemos de reconocer el éxito de quien ha ganado todos y cada uno de los pleitos exigidos para reconocer un hecho sencillo: que la intervención de Rumasa fue, en realidad, un simple expolio, incluso con independencia del proceloso enredo de los negocios posteriores que de ella se derivaron. Y aceptar, además, su antigua queja de maltrato judicial a la vista de la inaudita pasividad de esa Justicia que, habiendo fallado a su favor en tres instancias, incluido el TS, permite que el asunto duerma el sueño de los justos sin habilitar la menor perspectiva de ejecución de lo fallado. A Ruiz Mateos le debe el Estado, como consecuencia del expolio perpetrado por Boyer, una cifra billonaria que nadie se atreve a mentar siquiera pero, curiosamente, esa misma Justicia quelónida, que de ese modo injusto consagra su perjuicio, ha sido de lo más diligente a la hora de encarcelarlo por un delito que, después de todo, si es que vale para algo el  criterio cuantitativo, vendría a ser el chocolate del loro comparado con la obligación que el Estado tiene contraída con él. Si ese incombustible ‘emprendedor’ ha de pagar, como dicen los penados, que pague, por supuesto. La pregunta sería, eso sí, por qué no le pagan a él.
                                                                xxxxx
Ruiz Mateos en la cárcel, por lo demás, con De Juana y su novia cachondeándose de la Justicia y del mismísimo Gobierno, con la Fiscalía eligiendo caso a caso (incluso en supuestos idénticos, como el de Otegui) cuándo se procede y cuándo no contra el acusado, mientras asistimos a la liberación de terribles criminales por razones procesales y los parricidios le salen ya por cuatro perras gordas a los bárbaros, constituye al menos una paradoja. A no ser, que no lo creo, que de lo que se trate sea de enviar un mensaje al mundo del negocio, al submundo de la especulación o a las innúmeras tramas del cohecho que infectan nuestra economía y pudren nuestras Administraciones. Y yo creo que, en el fondo, este caso sigue siendo el de un inclasificable al que se castiga más por su singularidad, porque carece de apoyos, por su individualismo irreductible y porque va por libre en esta timba concorde, que por sus propios hechos, como creo que la función ejemplarizadora que puedan suponer estas prisiones no deja de ser ridícula al lado de las que cualquiera sabe que se podrían decretar en este patio de Monipodio con mejor provecho. Hoy campan por sus respetos en España asesinos múltiples, terroristas convictos, especuladores a elegir, políticos implicados hasta las trancas en el festín, policías falsificadores, menores impunes de crímenes feroces y quién sabe si hasta alguna aterradora trama negra con cientos de víctimas sobre sí. A ninguno de los cuales le debe un perrín el Estado, por cierto, ni se puede decir que mantenga un tinglado del que viven miles de trabajadores. Hay, ya digo, una razón para que Ruiz Mateos pague su deuda con la Justicia. Pero hay billones de ellas para que la Justicia haga lo propio con él.

34 Comentarios

  1. Hay tres cosas que le exigieron los jerarcas del reino al sátrapa Felipe González cuando ganó las elecciones allá por el 1982:

    Nacionalización de la RED eléctrica, para asegurar la distribución de las productoras de energía, Reconversión Industrial de la Siderurgia por obsoleta, y la expropiación de RUMASA por la rebeldía del Sr. Ruiz Mateos a respetar las reglas del juego de los Grandes de las finanzas españolas.

    Las cumplió a rajatabla y se llevaron todo el pastel del anarco-opusdeísta.

  2. Lo malo del caso es que si la sentencia hubiera sido absolutoria, alguien podría haberla justificado con argumentos parecidos. O incluso haber dicho: «con lo de De Juana, Otegui y el niño asesino en la calle, los jueces no se han atrevido a meter a Ruiz Mateos en la carcel». Total que la Justicia, como dijo aquel profeta, va bien y el año que viene irá mejor.

  3. Aquí, aquí quiero yo ver a los artistas de la memoria histórica. Va a hacer 25 años. Muchos lo recordamos. 28 octubre del 82: Un tsunami de votos puso en manos de los socialistas el poder, todo el poder, el poder absoluto. Ya tenían casi todas las alcaldías importantes del reino. Ahora tenían 200 diputados. Se corrompieron absolutamente. Pero lo rápido que lo hicieron, los muy.

    No habían sido ni concejales siquiera, tenían la misma experiencia de gobierno que yo de explorar pecios y de pronto se sintieron señores de horca y cuchillo. «Y mi capricho es la ley. No tengo trono ni reina, pero…»

    Cierto que el RuizMa había caminado largo tiempo por el filo de la navaja. Quiso ser el empresario/banquero de los socialistas, pero a estos no les hacía tilín la cosa. Estaba como dice el Jefe enfrentado a los Escámez, a los Botín, a la plana mayor de la banca de siempre. Usaba sus bancos para trilear los pufos de sus empresas y éstas para levantar castillos de naipes. Pero.

    Ay, coño, el pero. El señorito de Preysler asomó la patita enharinada por debajo de la puerta, Arfonzo decía ‘tó p’al pueblo’ -p’al pueblo de Conil se entiende-, Felipe se codeó con los amos del mundo. Se hicieron las cosas como les salió de los nísperos, para eso eran los reyes absolutos.

    Y ahora, el Circunflejo que patrocina fiscales y fiscalillos, ropones y roponcillos, no mueve un dedo -hoy es viernes, consejo de ministros, ya veremos a la Rotenmeyer- para que un anciano no esté entre sirleros y violetas, entre asesinos y narcos. Vivir para ver.

  4. Un caso de Justicia. S´lom he visto, aparte de este, un escrito en la prensa madrileña. Una vergüenza, tanto silencio. Suscribo la tesis de ja: si ha de pagar que pague, pero que le paguen a él.

  5. La injusticia es condición humana, la discriminación también. A RM lo han tratado mal por envidia, lo que no quiere decir (ja no lo dice) que sea un angelito. Lo prueba la c´´inica inhibición del la Justicia y el Gobierno ante unas sentencias que deben ser ejecutadas NO MENOS que ésta tan severa.

  6. De este tipo de casos conocemos aquí muchos. En España tenemos la ventaja de conocer mejor sus circunstancias, lo que nos permite penetrar mejor la intención alevosa de los poderes. RMateos es un hombre de negocios como la inmensa mayoría –tramposo cuando procede–, pero ha servido de víctima por las razones que con su valor habitual (sería más fácil hacerse el sueco o elogiar la decisión «igualitaria» de ese juez) por jagm.

  7. Al señorito andaluz le molesta que otros eñorito andaluz vaya al trullo, que es como él llama a la cárcel. A mmi me parece mejor que quien la hace debe pagarla, se llame como se llame.

  8. Creo más bien que no habrá querido enterarse, o puede que sea de la banda de los Boyeres, amigos de Cisneros (el de Galerías), o de los millonairos americanos, como Glez/Pte.

  9. No suelo ni debo pronunciarme pero me huele mal de lejos este asunto. Siscribo yo también las apreciaciones de jagm, salidas de su curioso sentido jurídico, más propio de un jurista que de quien no lo es. La Justicia exige conocer los detalles antes de pronunciarse, pero lleva razón gm en que el caso Rumasa ha pasado todos los límites permisibles.

  10. Molestó la exporpiación a los burguesas y a sus voceros, como este señor del blog, esa es la verdad única. Ruiz Mateos era un empresario peligroso y el Gobierno lo frenó. ¿Qué hay en ello que no pueda suscribir un señor tan de izquierdas como gm?

  11. Que no fue expropiación, criatura, que fue expolio puro, que es que no quieren ustedes admitirlo (enterarse, ya lo creo que se han enterado) por no dar a torcer el brazo torcido.

  12. Ruiz Mateos igual que otros que no son él tienen más de delincuentes que de empresarios. Bienvendio a la cárcel.

  13. Impío comentario, vive Dios, sañudo, maligno, generalizador, injusto. Una vez más mi querido ja demuestra que ser de izuqierda no significa ser bobo y que ser justos es una obligacón de la que no es lícito moralmente escapar.

  14. Lo de Rumasa fue un robo y un negocio. Ruis Mateos es un creaodr de empleo, que habrá tenido sus deslices, como todos en ese mundo, pero que ha sido capaz de levantar dos veces el mismo imperio. Glez., Boyer, y demás héroes, que no fueron capaces de enfrentarse a los banqueros clásicos, hicieron de él una víctima propiciatoria.
    Esta cárcel de ahora, malvado Jerezano, es un escarnio. Espero que por vergüenza el titular de Vigilancia Penitenciaria tome medidas y la Fiscalía recominedo du inmediata libertad.

  15. Me quedo con lo de «que pague, pero que le paguen». Es el mejor resumen para este atropello. A la cárcel no va aquí nadie más que en caso extremo o porque el encarcelable sea muy débil. Esta vez se trata seguramente de una machada de un juez que podrá contar a sua amigos cómo metió en la cárcel a RM.

  16. EStoy por volverme a Casablanca y reabrir el café. No iban a faltarme refugiados y fugitivos. Defiendo que jagm es de los publicistas que dicen lo que piensan sin más condicionantes. ¿Cuántos como éñl hay en esa podrida cofradía?

  17. Delicado tema, pero mucho valor al decantarse frente a la opinión. Hoy creo que la mayoría está con jmrMateos porque ya se sabe por todas parets en qué consistió el robo y cómo se repartieron el botín los compis de Sociata.

  18. Análisis justo, irreprochable. Hay que tener sentido de la Justicia para decir estas cosas e importarle a uno poco el qué dirán para escribirlas en público o decirlas por la radio, como ha hecho jagm.

  19. Veo que hay overbuquin, y por eso sólo entro para añadir mi sí a lo que dice el jefe. (A Sociata y a Jerezano, decirles que la envidia nunca sirvió para gran cosa en la vida).

  20. 21:14
    Lo preocupante no es que RM vaya o no vaya al trullo, lo preocupante es que la justicia se esté convirtiendo, cada vez más, en un instrumento fiel al servicio del gobierno.
    Cuando un gobierno puede decidir quién, cuándo y cómo va alguien al trullo es que está llevando a su país, poquito a poco, a la dictadura.
    Véase la recientísima absolución
    http://actualidad.terra.es/nacional/articulo/absueltos_pp_bono_1679535.htm
    a los tres policías que detuvieron, legalmente ahora, a dos ancianos militantes del PP por la inventada agresión a Bono mientras estaba rodeado de seis guardaespaldas y dos fotógrafos.

  21. Pues más mi favor, señor mío. Es que esos policías eran inocentes, ¿vale?, o es que quería usted que encerraran a unos inocentes?

  22. Ver para creer. Un viejo «triunfista», expecé y todo lo demás, metido a defensor de especuladores. Apúntese un notable señor Fiel de la Balanza, es usted un portento.

  23. Hubieran debido escuchar a Rosa Díez, presentada ayer por jagm en su Charla de Sevilla, para entender muchas cosas que aquí están ocurriendo. Lo de Ruiz Mateos, coincidiendo con lo de los polis antipepés de Bono, evidencia, en efecto, como dice el señor Griyo, que nos llevan a la deriva.

  24. No me molestaré en contestar al último insultador. Tengo para mí que son una misma pandilla dedicada (¿por quién?) a malmeter y tratar de desmoralizar al blog y a su titular. En buen sitio fueron a poner la era.
    Lo de Ruiz Mateos, incomprensible. ¿Recuerdan la lenidad usada con Gil? He visot pocas decisiones menos razonables en mi larga vida profesional, aunque deberíamos conocer el detalle para opinar con rigor. De todas maneras, no se entiende esa prisión. Como no entenderán los ciudadanos la imagen de esos etarras nuevamente ufanos de sus crímenes que esta mañana hemos visto en el telediario.

  25. Mi desprecio para varios insultadores, en especial para Bergareche. A Sociata ni lo nombro. Al fin y al cabo, el hombre tiene que ganarse la vida.

  26. Ayer en la Charla de R. Díez mencionada se produjo algo significativo: intervino por las claras mucha gente que dijo pertenecer al PSOE y lo hizo contra el partido y la política de ZP. Es interesante añadir que jagm cortó por lo sano a un espontáneo que trató de aprovechar para insultar a ese partido.

  27. ¿Cuánta gente ha creado los puestos de trabajo que creó y mantiene RM? ¿Cuántos empresarios españoles se habrían recobrado hasta este punto tras ser expoliados como él lo fue? GM es hombre entero que hace tiempo defiende el derecho de RM sin perjuicio de sus posibles responsabilidades. Hoy de lo que protesta es de que se le meta en la cárcel por hacer algo que hacen todos o casi todos los negociantes de este país pero SIN UN SOLO PERJUDICADO, mientras que unos asesinos se mofan de los jueces una vez más ante las cámaras de tv.

  28. Justa defensa, o mejor, puesta en su sitio de lo que estaba mal planteado. A Ruiz Mateos no le perdonarán nunca el éxito. Ni a gmarín su rotundidad a la hora de hablar claro y en conciencia.

  29. No hay paridad en el blog, ni siquiera escribe hoy doña Marta, me parece, y podría ahberlo hecho para decirnos algo sobre el pleito en que se ve ahora Chirac por trinconcete. En todas partes cuecen habas, madame.

  30. Mi querido don Beturia, no soy yo hombre de ostias (la playa donde murió el artista). Más bien, cuando no estoy muy espeso, afilo la bífida, pero es que hay sujetos que ni siquiera merecen tal esfuerzo. Ellos solo muestran sus vergüenzas, algunos con el orificio posterior totalmente ensanchado porque algunos de sus señoritos son muy dados al pecado nefando.

    Acusar al Anfi de triunfista y de expecé, cuando ellos seguramente andaban con el cisne plateado en el pecho y cantando himnos del fascio, es una forma de reconocer que el Jefe actuaba en aquella época de ignominia en el sitio donde quemaban las papas -Di Stéfano dixit- mientras ellos sesteaban a la sombra del pajarraco. Si le diera nombres… pero no hace falta porque están en la mente de casi todos.

    Mi doña (otra) Marta, la paridad creo que poco tiene que ver con la excelencia. ¿Quién le dice a usted que mis perogrulladas no son sino los pellizcos de monja de una tal Epi que se ha travestido? Posiblemente hay más mujeres y no lo sabemos por las ambigüedad de los nicks.

Responder a vergara Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.