El ruido y la furia de la campaña han logrado ir paliando hasta extinguir el rumor de que un libro escrito por un amigo íntimo del Rey –concretamente unas memorias una impresas en una editorial andaluza– ha sido liquidado en una trituradora cinco días antes de su prevista publicación. Ni que decir tiene que el amigo en cuestión era el embajador Prado Colón de Carvajal, figura decisiva en la biografía del monarca y a quien los observadores del ramo, como ‘Sverlo’, Jesús Cacho o García Abad, no dudan en señalar como el “íntimo compañero de negocios del Rey durante tres décadas”, esto es, durante el periodo en que el patrimonio familiar del actual Jefe del Estado ha pasado de la reconocida precariedad a la opulencia hasta convertirse, si hemos de creer lo que a este propósito dicen las publicaciones especializadas, en una de las grandes fortunas del mundo. No es la primera vez –ni será la última– que en España se destruya un libro incómodo para el Poder, una tradición que se remonta al negocio que supuso para Blasco Ibáñez la compra masiva de “La Bodega” por parte de los Domecq, que en la novela aparecían como caciques bajo el pseudónimo de los “Dupond”. También en los albores de la Transición se destruyó en unos talleres valencianos una biografía de González que a los censores del partido les resultó (a mi juicio, con razón) menos favorable que perjudicial. La lucha contra los “papeles” críticos es tan antigua como la política (César manejó con virtuosismo para contrarrestarlos el panfletismo primitivo de las “Acta diurna”), pero en el caso que nos ocupa no se trata tanto de ese holocausto bibliográfico sino de la persistencia en la estrategia informativa del país de lo que pudiéramos llamar el “tabú real”, que tanto dio que hablar cuando Bárbara Rey denunció en el 97 un elocuente robo de material fotográfico en su casa y amenazó, cómo no, con escribir en su momento un libro, nada menos que “sobre el mundo entero”. Y ya estamos con lo del remedio y la enfermedad, porque, vamos a ver: ¿qué es peor, lo que pueda decir en su libro el confidente del Rey o lo que, en base al rumor, pueda imaginar sin tasa la opinión pública?
                                                               xxxxx
Naturalmente no seré yo quien arriesgue una respuesta a esa pregunta, pero tampoco quien se quede indiferente ante la noticia de que el libro escrito por un cortesano reconicido –condenado varias veces, todo debe decirse– ha de ser destruido para que no llegue al conocimiento ciudadano. El rumor no es por sí mismo ni bueno ni malo; la bondad o la maldad estará, en todo caso, en su verosimilitud, y ésta, como es lógico y natural, depende no poco de la réplica autorizada que se le dé, nunca del silencio. Aparte de que “la callada por respuesta” constituye un derecho del peatón pero no del prócer que, sin perjuicio de lo establecido sobre la carga de la prueba, debe soportar una carga suplementaria de responsable decoro. No tiene la misma necesidad de limpiar su buen nombre el cabrero en su majada que el rey en su corte, aparte de que un Jefe del Estado ha de ser paradigma de rectitud. Bien, pues eso es lo que cuestiona la decisión de triturar el libro del confidente del Rey, eso es lo que deja el campo libre a la imaginación o a la malicia para pasearse desde la Barcelona del caso Gran Tibidabo a la Arabia wahabita de los petrodólares, lo mismo que el presunto robo en casa de la actriz y la oscura intervención de ciertos servicios, dio pábulo a historietas en las que ese Jefe del Estado aparecía en gayumbos más contento que unas pascuas. La dignidad del Rey no es sólo un derecho privado sino un espejo en el que no cabe reflejarse turbiamente. Si alguien cubre con un velo ese espejo, mala cosa, porque mucha gente se preguntará el por qué, y lo que es peor, se dará, sin duda, la respuesta que mejor le cuadre. Yo mimos me pregunto qué gravedades dirá Colón en esas memorias para que Pimentel haya decidido triturarlas.

10 Comentarios

  1. Ayer, impsoible. Este casino está amenazado, por lo que se ve, y es una pena. Lo de hoy valiente y justo, bien planteado, con respeto pero con energía. ¿Sabe algo más, jefe? Si es así debería “arriesgarse” otro poco y contárnoslo. No iba a salir de aquí, palabra.

  2. Menos mal, don gm, porqu eya me estaba confundiendo usted con algunos de sus comentarios en relación con las fotos quemadas y esas cosas. Veo que sigue republicano en lo fundamental y se lo agradezco.

  3. Es que ser republicano o lo que sea “en lo findamental” es lo suyo, mi buen Roque. Conozco yo a mucho republicano que le hace reverencias a los reyes. jagm no es uno de ellos, está claro.

  4. Ejercicio de memoria (histórica). Recuero varios memorables columnas de fuerte crítica en esrta Cruz del Sur. Una c uando mlos empresarios le regalaron al Rey y éste aceptó el superyate real, otra cuando el “jefe del Ejército” se quedó en un safari tras enterarse de la muerte en misión en el extranjero de un montón de militares. “En lo fundamental”. Esa expresión de nuestro amigo Roque resume muy bien lo que ha de ser el republicanismo hoy. Luego est´ñan los Trevijanos y demás profesionales de ese negocio inventado…

  5. Lo de ayer, insoportable. ¿Por qué no le pone remedio, señor mío? En cuanto a lo de hoy, cómo no estar de acuerdo. Diré solamente que mi posición es exacrtamente la suya, ésa que don Roque define a su manera.

  6. Tenía yo una amiga, Epimorcilla, que se repetía como la de cebolla. Como los estrictos exfumadores intolerantes, los neomonárquicos -que ya colaboraron con la dictadura de Primo- los mismos que ostentosamente se cruzaron de brazos durante el aplauso de aliancistas y ucedeos, no son malos censores, no. Una servidora diría que hasta les gusta la cosa esa de la pira ardiente -hoy trituradora- de según qué papelotes. Ni ellos han medrardo poco bajo los florones de la corona, ni a ésta le fue mal en los llamados catorce años rosicler. Paradigma de la frase del enano de Tafalla.

    Para que no se llame nadie a andana, copio, a mano, nada de copy/paste un parrafillo:

    ” * Impulsar como principios fundamentales del comportaminento…/ en una sociedad democrática la colaboración, la TRANSPARENCIA y la eficiencia.

    * Democratizar las estructuras …/ con objeto de conquistar progresivamente la democracia (¿honradez?) económica y social.”

    (Programa del P -ni S, ni O, ni E- en octubre de 1982. Ad pedem litterae.)

    Pero sabemos que diez años después, Madrid cultural, Olimpiadas y Expo’ 92, fueron paradigmas mundiales de cómo robar a espuertas bajo, cabe, con, de, desde, en, entre, para, por, sobre, tras el Poder. Sin entrar en otros berenjenales de menos GALas.

    Cuánta razón en lo de cien (?) años de honradez y ni un minuto más. (Algo que me pregunto hace tiempo es si habrá recibido el señor Cuchara la insignia de oro y brillantes del partido de Ferraz)

  7. No sé si los casineros habituales se darán cuenta del privilegio que tienen (en realidad lo tiene Andalucía con el periódico/papel), pero columnista de esta preparación y constancia hay pocos. Llevo muchos años enseñando en universidades, españoles y foráneas, y ello me ha obligado a seguir nuestro periodismo con atención particular, al tiempo que me daba elementos de comparación entre el que se practica aquí y el que se hace fuera. Y les digo que, así como leo a diaro los “rebonds” de Lib o algunos arts. de Le Monde o Times, la Reppublica o NYT, nunca me olkvido de la columna de jagm, que es, no lo duden ustedes, una raya en el agua. Por qué EM no la publica en toda España es un misterio del que jagm podrá dar la explicación si quiere y en el que no me meteré. Pero es evidente –no hay más que comparar– que el periódico s elo pierde.

  8. Sr Chamberí estoy de acuerdo con usted. No siempre comparto las opiniones de don José Antonio, pero ya he dicho que en esta tierra donde yo vivo no tenemos a nadie con este talante equilibrado, pero valiente, íntegro y perspicaz. En Le Monde no existe.También yo deploro que no sea editado en toda España, para educación de los lectores.
    Este artículo es muy valiente, y da informaciones de las que no tenía ni idea porque no se leen en otro sitio.

  9. Claustro ausente. 4 btllnas seguidas. País.

    (Fr d cntxt: Veo un rato de L a J al BFN en la tv de Mlkt. Anoche, al volver del baño para dejar la gota antes de ir a dormir, cuando iba a apagar el eltrdmstk ví a la Esteban en el programa. Me parecio raro. Me puse de nuevo las antiparras y era una ministra embarazada. Va de adolescente siendo casi cuarentona. Esteban total. País.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.