Dice el alcalde de Sevilla –hombre prudente, por lo general— que “garantiza” la Semana Santa y la Feria de Abril, como si esa garantía fuera posible en este delicado momento en que las Fallas han sido suspendidas. La desinformación generada por la estrategia del Gobierno de no meneallo hasta después de celebrada la mani feminista del 8-M, ha dejado al país perplejo y medroso ante el espectro del virus, sin saber a quién creer ni en quién confiar. Hará falta mucha prudencia y más suerte todavía para atravesar sin mayores males las próximas semanas, pero, sobre todo, resultará imprescindible, junto a la disciplina popular, la “pax política”, la tregua entre los partidos para apoyar a este Gobierno tan débil y marrullero. Mala cosa esconder el peligro. Peor aún jugar con él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.