Los bienpagados diputados autonómicos que componen la comisión parlamentaria investigadora de los ERE andan enzarzados en un litigio ridículo pero que pone de manifiesto la calidad de los bueyes con que aramos. Se trata de la disputa por el “tiro de cámara”, es decir, por una pasión protagonista tan desmesurada que han hecho un alto en ese pedregoso camino para discutir los lugares a ocupar por cada una de sus Señorías, ya que, como resulta inevitable, ese “tiro de cámara” favorecerá siempre a unos y perjudicará a otros en la foto resultante. ¿Ustedes creen que unos comisionados que “investigan” la responsabilidad de la Junta en un gasto ilegal que supera los mil millones de euros pueden ser tan infantiles? Pues ahí los tienen preocupados ante todo por pronunciar “patata” en el momento apropiado.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.