“El Gobierno no ha enviado (a Andalucía) ni un test ni un euro”, clama el presidente andaluz frente al jefe de Gobierno menos valorado de la Unión Europea, que no es otro sino el que nos ha tocado en (mala) suerte a los españoles. El grave peso mediático del sanchismo no puede impedir que se aclare progresivamente la imagen de su penosa gestión de nuestra tragedia sanitaria. El “mando único” no ha servido para concentrar la energía sino para evidenciar la grieta que separa cada más a las Autonomías del Estado, y su estrategia oportunista ha dejado al descubierto la avería, quizá irreparable, de nuestro modelo constitucional. Es posible que de la crisis salgan fortalecidos los dirigentes regionales que están ganándole por la mano al Gobierno un día sí y otro también. Mejoramos, pues, “a pesar” del Gobierno. Esto es algo que el electorado no olvidará seguramente cuando la calamidad sea superada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.