Vuelve a quedarse el PSOE andaluz solo ante el peligro, enfrentado a un Parlamento que lo único que le pide es que demuestre que “sus” propios documentos acreditan lo contrario de lo que afirman. De nuevo se ve Chaves como se vio cuando le abrieron comisión para aclarar por qué Caja Jerez le habría condonado a él y a un puñado de conmilitones un crédito que, en consecuencia, nunca ha devuelto. Con la diferencia de que ahora le salvará la mayoría absoluta “no dignificada”, como prometió durante su campaña pasada, sino intacta, es decir, sin dignificar, en bruto y con sus objetivos claros: barrer para adentro y caiga quien caiga, aunque la que caiga sea la propia razón democrática. ¿Qué teme Chaves si nada tiene que ocultar? No cabe duda de que el Presidente va a cargar el resto de su vida política con este fardo del presunto montaje familiar que él mismo está impidiendo que se demuestre falso. Las promesas de ‘transparencia’ se las llevó el viento como se llevó la cubierta voladora que pusieron sus hermanos en alguna obra pública. Nadie se hace el harakiri y meno un dinosaurio en vías de extinción. 

1 Comentario

  1. Le confieso mi inicial disgusto con el escándalo, o mejor dicho, con lo que yo creía que era un escándalo aireado por El Mundo sin demasiada base. Soy funcionario y le digo a usted que he visto pocas veces en mi vida casos como los que están ocurriendo en Andalucía ante las narices de interventores, fiscales y demás autoridades responsables. Las factiuras falsas del Ayuntamiento de Sevilla, nada; el saqueo de Marbella, algo; este montaje familiar de Chaves, un mero sofocón (porque no duden que el sofocón se lo dan ustedes) y a otra cosa: los hermanos montados en burra y el sobrino ganado billetes. “Así es la vida don Juan,/ así es la vida, don Luis”, diría avergonzadísimo don Antonio Machado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.