Se dice ingenuamente –aquí mismo lo hemos dicho—que, tras el ‘plante’ de sus “socios” y de la leal oposición, Cejudo va a quedarse sólo en el casoplón que hemos alquilado o, al menos, hemos pagado entre todos, en El Rocío para acoger a nuestros próceres mientras dure al romería. Bueno, ya verán cómo no es para tanto, cómo irán acercándose unos y otros a dar una vuelta de rebujito con tapa, empresarios, fuerzas vivas, cofrades y simples mangoletas. De momento la UGT ya tiene reservada habitaciones pero ya verán, repito, cómo habrá que ampliar las reservas y el convite, igual que hubo que hacerlo para ir de farra a Madrid o a Bruselas. Todas las soledades fueran como la que aguarda a Cejudo en El Rocío, aparte de que seguro que él recurre a aquello de que más vale estar solo que mal acompañado. El ángel de las Marismas vela siempre por sus romeros, incluso por los que van de gorra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.