Sol y sombra

Esta dicho y repetido que la sanidad pública de la Junta es un buen sistema con graves defectos. Un caso: se informa de que sólo en el sevillano hospital Virgen del Rocío se han llevado a cabo más de cien implantes de riñón, tanto en adultos como en niños, en el primer trimestre de este año. Frente a este otro: un ciudadano (un sacerdote por más señas) sufre una crisis aguda en plena calle y, una vez superado el intrincado filtraje telefónico, es recogido por una ambulancia que lo traslada a ese mismo centro. ¿Y saben cuánto debió esperar en su escalofriante sala de Urgencias para ser recibido, al fin, por un “residente”? Pues ¡7 horas 7! Lo dicho, un buen sistema pero con graves, gravísimos, fallos. Si eso pasa en la capital de la región, calculen lo que puede ocurrir por esos pueblos y aldeas de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.