He tenido una mañana agria en Canal Sur, donde colaboro hace tiempo en un debate matinal en régimen, en cuanto a mí se refiere, de plena libertad. Es un debate amañado, ni qué decir tiene, en la medida en que lo que mi probable discrepancia sirve para legitimar, se compensa de sobra con lo que opinan mis contradictores, por lo general mayoritariamente feudatarios de la Junta y de su partido. Yo me expreso con libertad y digo lo bueno y lo malo que de Griñán se tercia que diga, mientras ellos, los contradictores, indefectiblemente, defienden la tesis oficial y, obvio es decirlo, casi siempre redundante. “Niño, que sepas que te llevan a ese zoo de gorila blanco”, me dijo Antonio Burgos cuando le dije que me había invitado, y así ha sido. A un gorila blanco se le deja montar su número y luego se le aplasta (o pretende aplastarlo, porque la gente no es tonta del todo) abrumado por la opinión contraria. Y hasta ahí me parece normal, o a ver qué creen ustedes que hacen en las tv del PP en Madrid o Valencia. Lo que ya no me esperaba es que el mismísimo director del “ente”, Pablo Carrasco, viniera a mi encuentro para afearme esa acusación de parcialidad que, según él, insultaba, no a los directivos, comisarios políticos  y paniaguados del PSOE, sino a los trabajadores en general. Y no. Criticar a Griñán o a Chaves no es ofender a Andalucía como pretende la propaganda habitual, como estimar que Canal Sur no es “neutral” no supone en absoluto acusar de cómplices a unos trabajadores que, por cierto, andan rebelados contra el montaje político contrarios a los despidos y desde el convencimiento de que en la casa sobran altos cargos. Le he dicho a Pablo Carrasco –cuyo comportamiento conmigo ha sido siempre correctísimo—que su argumento era un sofisma además de una sinécdoque lo que por poco le provoca un pipijerbe a un subdirector de informativos que no debe de andar fuerte en retórica. Mala suerte.

Censurar a Canal Sur no supone, en absoluto, criticar a sus trabajadores, como criticar la tragedia laboral o el saqueo de la autonomía para nada implica despreciar a los andaluces sino todo lo contrario, por más que unos y otros se aferren a ese sofisma. Me temo que Carrasco –que asume su responsabilidad sin fisuras—no me haya comprendido bien y bien que lo lamento. Y en cuanto a los trabajadores los tengo por demasiado inteligentes para dejarse convencer por una sinécdoque tan traída por los pelos. Lo que sí he notado es mucho nervio, mucho sinvivir en el ambiente. Tampoco hay que tomárselo a mal a quienes ven su privilegio en el alero. Yo me conformo con decir lo que pienso porque pienso –quizá ingenuamente– que por eso me pagan.

10 Comentarios

  1. No soy espectador de CS con lo cual me ha resultado una sorpresa saber de su presencia en un debate en la citada cadena. Si alguien tuviera a bien poner el enlace a la edición de dicho programa, la vería con sumo gusto.

    En la parte y en el todo, me parece de lo más oportuna la advertencia del Sr. Burgos sobre el pim pam pum al que someten al “outsider” en cualquier cadena y, faltaría más, en CS.
    Saludos

  2. Tampoco yo puedo opinar, pero tengo la seguridad de que jagm no sería el provocador, dada su vasta experiencia. Canal Sur es un nido de sociatas que han de soportar muchis cientos de trabajadores ecuánimes forzados a trabajar a toque de corneta.

  3. o alcancé a verlo colgado en la página de ese TV aunque compruebo que luego la han “levantado”. Querido amigo: le sobran motivos para eligir sus compañías, lo que no quiere decir que no vaya usted al medio que se le antoje con todo el derecho del mundo.
    Sobre la sinécdoque, de acuerdo: eso de identificar al político con el pueblo es una trapacería de lo más vulgar.

  4. ¿cuántos tertulianos como usted? Se podían contar con los dedos de una mano y sobrarían varos dedos.

  5. Dice textualmente: “Lo que sí he notado es mucho nervio, mucho sinvivir en el ambiente. Tampoco hay que tomárselo a mal a quienes ven su privilegio en el alero. Yo me conformo con decir lo que pienso porque pienso –quizá ingenuamente– que por eso me pagan”.
    Si nervios es ver peligrar tu puesto de trabajo, al que has accedido por una oposiciones , porque en estos momentos se cuestiona la existencia de las televisiones autonómicas y se hace todo lo posible para utilizarlas políticamente y desprestigiarlas, pues sí hay nervios entre los trabajadores. ¿No cree que es normal, o también es una sinécdoque?.

  6. No se preocupe Juan Carlos, que CON OPOSICIONES, nadie será despedido, ni creo que don jagm sea sospechoso de celebrar semejante barbaridad. De lo que hoy se tratav es de la parcialidad de Canal Sur, una evidencia como una catedral hasta para los que no solemos verla asiduamente.

  7. Muchos de los que estamos trabajando dnetro de CS le damos la razón, como pude suponer. Y si vienen otros tiempos, lo más posible es que los mismos perros se cambien de collar y sigan guardando la finca. ¡Enhorabuena por su independencia y su valor!

  8. En Canal Sur están muy nerviosos por la que se avecina. Hipocresía absoluta del conductor del programa e hipocresía de los otros invitados que han acorralado y han tratado de asustar, utilizando la manipulación

  9. Lo qué no podrá negar Sr.Gómez es qué usted en el programa culpa a uno o dos trabajadores de la casa de manipular los videos.Intolerable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.