Está en su derecho el coordinador general de IU, Diego Valderas, de pedir el voto de los electores “desencantados” del PSOE. No sólo porque, en este mundo, cuando una gana un duro otro lo pierde, sino porque esa legión que se prevé “descolgada” buscará, probablemente, en la coalición izquierdista un nuevo banderín de enganche. Ahora bien, ¿declarará Valderas su condición de socio camuflado, es decir, de cirineo que, de perder ese PSOE “que hace políticas de derecha”, sin la menor duda le ofrecerá su ayuda para salvar el mal trance? No se debería poder engañar al electorado denigrando a los mismos con quien se piensa pactar en su momento. Esos “desencantados” verán como su nuevo voto o se pierde, o no sirve, en definitiva, más que para consolidar al desencantador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.