Hay una cosa que no se comprende en el laberinto dialéctico de los fosfoyesos, la sentencia incumplida, lasa discrepancias sobre el riesgo sanitario de las balsas o el acuerdo, según Chaves, ya firme, para el cierre de Fertiberia, y es que un solo eurodiputado ‘verde’, uno sólo, Mr. Hammerstein, traiga en jaque la Junta, al Ayuntamiento, a la propia empresa y al ‘sursum corda’. Antier nadie sabía nada del expediente abierto por la UE fuera de lo comunicado por el solitario y hasta Chaves echaba la pelota fuera diciendo que ya está acordado el cierre de Fertiberia. ¿Cómo es posible que toda la máquina de un Estado no sea capaz de presentarse en Bruselas y aclarar el asunto, al margen del Mr. Hammerstein y sus amigos onubenses? Teniendo en cuenta la cantidad de familias que penden de ese hilo merecería la pena movilizarse y aclarar de una vez –bueno, malo o regular—lo que haya de cierto en este enredo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.