Lo que ha revelado el sumario del “caso Poniente” no es más que lo se esperaba: que el Ayuntamiento de El Egido fue saqueado de modo sistemático por un grupo que manejaba una eficaz trama. Y sin embargo, el alcalde, tras salir de la cárcel, ahí está bajo los focos anunciando que piensa seguir adelante con los faroles, apoyado por un PSOE que funciona como socio suyo a cambio de conservar el chollo de la Diputación de Almería. En Sevilla, prejubilaciones ilegales, en Baeza, facturas falsas, más allá ventas ilegales de terrenos… No es extraño que los españoles vean en su clase política un obstáculo principal para la regeneración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.