Eso de que los EEUU son un país puritano es bastante cierto. La vieja institución del “petting” (todo vale entre los jóvenes amantes menos eso, lo que ustedes saben) ha parecido siempre la prueba irrefutable sin perjuicio de que la sociedad yanqui haya sido, a un tiempo, especialmente abierta y permisiva, como quedó patente cuando el caso Lewinski dividió al país en dos bandos irreconciliables. Estos días la noticia es el embarazo de la hija menor de edad de Sarah Palin, la candidata a la vicepresidencia que acompaña a McCain en el “tikect” republicano, una noticia que no ha escapado a un solo periódico en el planeta y que en el país ha levantado un vendavalillo en el que tanto la moralina como la mala intención se han despachado a raudales. Los EEUU tienen abiertas en este momento una guerra en Irak, media en Afganistán y algunas otras en perspectiva, aparte de una colosal crisis financiera, mientras se debate una de las campañas ideológicamente más vacías de que haya memoria, pero ni ese cúmulo de problemas ha podido evitar que el embarazo de una muchacha haya caído como un obús sobre la actualidad. Y ha sido el propio Obama el que ha pedido solemnemente que el hecho no se utilice en el debate público teniendo en cuenta que él mismo suele reconocerse hijo de una madre soltera, de paso que el vasto sector fundamentalista del electorado valora de modo positivo la decisión familiar de los Palin de renunciar al aborto y optar por el casorio de los precoces enamorados. Un país que, aunque sea con benevolencia, convierte en asunto de Estado la preñez de la hija de una candidata al tiempo que justifica que sus soldados encierren en jaulas de perros a los talibanes presos, es un país al que le faltan mareas. Pero si esa noticia ha resonado en todo el mundo, entonces es que no es sólo en EEUU donde faltan mareas.

                                                                  xxxxx

Mucha gente cree que es coña que hay estados en aquella gran nación en los que están prohibidas, incluso en privado y en el seno del matrimonio, como ocurre en los países más primitivos y fanáticos, prácticas sexuales viejas como el propio sexo pero que siguen estando estigmatizadas por el integrismo, lo que no quita para que la misma nación haya sido siempre la Meca del sexo y su más amplio campo experimental, tarea en la que el cine ha tenido un papel decisivo. Ahora bien, no me parece justo endosar en exclusiva el tema del embarazo Palin a los americanos teniendo en cuenta que, como digo, no ha habido papel en el mundo que no lo haya recogido, comentado y hasta puesto en la picota. Quien más quien menos va de “retro” en materia sexual a pesar de la invasiva tendencia que hoy día muestran las exhibiciones sexuales, incluidas las que funcionan como una suerte de espejo complaciente en el que proyectar los propios deseos y, más probablemente, las frustraciones de cada cual. Ahí está el éxito de “Sexo en Nueva York”, ahora expuesta también teatralmente en Brodway después de batir todos los récords habidos y por haber en la tv y en el cine, a pesar de la ola represora que dicen que anega Norteamérica favorecida por las Administraciones republicanas, pero cuyo éxito en Europa y aún en países asiáticos parece que sido igualmente de época. En el fondo, a uno le resulta más repelente escuchar a alguien apelar a la tolerancia frente a un caso como el de esa chiquilla que oír el bramido idiota de los represores, como le resulta más inquietante que una democracia agobiada por tantos y tan graves problemas haga sitio en su debate a un tema tan privado como trivial. Otra cosa es que, según insisten ciertos profetismos, lo que ocurre es que la era USA estaría llegando a su fin en un mundo sin alternativa clara a su modo de vida. Un embarazo precoz en el temario de una campaña es, en todo caso, un mal síntoma. Obama sabe lo que hace poniéndose del lado del adversario.

10 Comentarios

  1. Jo**r, Maestro, y en buen sitio ha ido usted a poner la era. Me tiento la ropa porque, a nada que me resbale -que seguro que me resbalo- me van a llamar vieja verde, buscona retirada, zafia y otras lindezas.

    Hace cuarenta años que repito -en el inciso incluyo una frase de ahí arriba: ”…la misma nación haya sido siempre la Meca del sexo y su más amplio campo experimental, tarea en la que el cine ha tenido un papel decisivo…”- que una de vaqueros en las que se mataban indios por docenas era ‘1.- blanca’ (para todos los públicos) o ‘2.- azul’ (para jóvenes. Si había besitos, cándidos e ingenuos, o con su mijita de tornillo, ya era ‘3.- rosa’ (mayores). De las 3R y las 4 (gravemente peligrosa), ni menciono.

    Hoy, un termineitor puede barrer con su superrifle a ocho mil malos de una sola ráfaga. Autorizada. Si hay un escote pronunciado -no digo ya teta con pezón visto- se agotan los libritos de papel de fumar porque se la cogen con dos o tres papelillos, incluida ‘la hoja roja’.

    El ‘petting’ fue un invento de ellos. Leí hace pocos días -juro no inventármelo- que ha vuelto la moda de llegar virgen a las nupcias. Esto ha producido una oleada en plan Katrina, de feladoras que hacen maravillas con el músculo de la deglución-masticación y no digamos cómo encuentran ellos el minifalillo, hurgando entre pétalos sedosos y húmedos.

    No olviden que don Bill (supongo que William en la partida de bautismo), el saxofonista, juraba y perjuraba que no había tenido relaciones sexuales con Monica. Los juegos en el asiento trasero de la limusina blindada eran puro petting, aunque en el suelo de dicha limusina chorrearan fluidos biológicos.

    Las elecciones USA son un fantástico circo. ¿Por qué no se va a permitir a los payasos que hagan algún chiste verdecillo? No faltarán esos tolerantes que usted nombra que moverán la cabeza comprensivos ni los iracundos puritanos que gritarán ‘¡eso es un sucio chiste de cabaretucho!’. Ahí anda la Madre de Todas las Democracias.

  2. Atinada, mesurada, como siempre, la columna. Lo del petting es muy gracioso, tan to como la irrepetible (al menos por mi parte) descripción de la Pacha Mama. Mucho fariseísmo encierra el creod puritano, más bien su moral que,. por excesiva y extremada, suele terminar trufada de trucos. La moral cristiana, la católica me refiero –se mne dirá– algo tiene también de eso. Pues lo admito. Algunos compis míos, forzados al rito de la auricular. procuran no escuchar lo que oyen. Yo entre ellos,m en mis viejos tiempos, ay.

  3. Pues sí mi Sr. Cura, ni la Moral Majority USA ni ninguna otra puede acabar con los arrebatos de Eros, ni los megadesnudos de Tunick significa que nos haya iluminado la Era de Acuario, todo lo contrario, mayor represión-interiorización cultureta me parece esto último. Pero en política ….que vamos a contar que ya no dijera D. Nicolás.
    “harmony and understanding
    sympathy and trust abounding
    no more falsehoods or derisions
    golden living dreams of visions
    mystic crystals revelations
    and the minds true liberation…..Acuarius,….Acuaaaariuuus”

    Ay, qué tiempos aquellos!.
    Saludos.

  4. Una colñumna con más enjundia de lo que pueda parecer a primera vista, por lo que lamento que no sea día de con currencia casinera, y echo de menos a don Gruiyo, don Ropón, el doctor Pangloss y demás amigos, que prontoi recuperaremos.
    Por cierto, Mr. Caleuche, ¿quién es ése don Nicolás? Perdona mi ignorancia, y hágame la caridad de aclarármelo.

  5. Lástima que Miller ande aún por Oriente, poreque hoy podría ilustrarnos el tema con su experiencia larga en los campus americanos y en los barrios neoyorkinos, su segunda pasión. En cuanto a mí, firmo enmteramente el criterio de ja, y su interesante referencia a la tendnecia humana a la maravilla que los hombres han nmostrado en todas las épocas.

  6. Esa Pacha Mama es una grosera, sí que lo es, y que lo avise ella misma nbo resuelve la cuestión. Sr. gómez marín, debería usted corregir estos abusos en la expresión que le hacen flaco favor a su página, al menos en el criterio de quienes lo leemos dfesde ciertas posiciones morales y educadas.

  7. D. Pío: -¿No te lo dije, Benita? Seguro que salen un par de puritanos a reclamar unas nuevas tijeras censoras.

    Dª Benita: – No les hagas mucho caso. Igual son de los kikos y del misionero no salen. Además, (bajando la voz) me han dicho que hasta rezan una oración precoital, ya desnuditos.

    D. P.: Benita, Benita… Que te estás modernizando tú mucho y enterándote de demasiadas cosas con eso del internet. En cuanto pongan wifi libre en el barrio, se quita el adsl de esta casa y solamente yo tendré acceso desde mi portátil. Tú ya no estás en edad de saber según qué cosas.

    Dª B.: ¡Ay, Jesús, Jesús! Tienes razón. Voy a rezar un acto de contricción.

    D. P. (Ufano): Eso son ya otros modales. (Al público): Es que si no se pone uno serio, es fácil caer en el libertinaje más procaz. (Vase).

    Dª B.: (Hace mutis por el foro mascullando): Que te crees tú eso, Paracelso.

  8. Maquiavello, mi D. Lépido, Maquiavello.
    Pero la letra de la canción no, a no ser que D. Nicolás se reencarnara durante el flower power que vaya Vd. a saber.
    Mis saludos.

  9. ESTE LOCO LOCO MUNDO NORTEAMERICANO NO SABE LO QUE INVENTAR PARA SEGUIR EN PORTADA POLITICA, TANTA IDIOSINCRASIA, EN FIN TIENE QUE HABER DE TODO EN ESTE MUNDO, EN LA PALETA DE COLORES LOS TONOS SON INFINITOS

    RECIBA UN SALUDO

  10. Retrasailla, como siempre.
    Pues lo que yo no entiendo es qué tiene que ver la cría esa con la polis… En qué se meten, qué les importa. No sólo hay que presentarse con la patita blanca sino tambien la familia, ascendente, descente y colateral tiene que ser virgen y pura! ¡Pero a donde vamos! Qué hipocresía!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.