Las novedades en torno a la genética son cada día más desconcertantes, dicho sea lo anterior con plena conciencia de que, al paso que va la burra, en poco tiempo una frase semejante podrá considerarse obsoleta. El último de esos prodigios nos llega en las páginas del Biology of Reproduction, periódico cuya seriedad nos permite repetir la tremenda información de que un sabio tejano del MD Anderson Cancer Center ha logrado “producir” en el laboratorio un ratón proveniente de dos machos, es decir, sin mediación de hembra alguna, a base de manipular células-madre procedentes de un feto masculino hasta conseguir transformarlas en células-madre pluripotenciales inducidas. Vean para lo que ha quedado el Génesis y no sólo él, por supuesto, en esta era embalada que nos lleva sin resuello de susto en sorpresa hasta el punto de que un notición como éste –sacar un ratón de dos machos—acabe arrinconado en un margen del periódico por más que sus prometeos se desgañiten avisando de que después de esta proeza viene la de intentar la producción de esperma a partir de donantes femeninas y acabar echando a este perro mundo lo mismo machos que retoños femeninos (quiero decir hembras), hijos de dos madres y sin la menor necesidad de padre alguno, abriendo inmensos horizontes a las parejas monoparentales. Ustedes me dirán si no es para tragar cerillas aunque, en cualquier caso, este progreso desbocado que parece que sabe dónde va pero que no deja de erizarnos el pelo a los desconcertados hijos del pasado. ¡Hijos de dos padres o de dos madres! Lo que empezó siendo una aspiración ideológica a la igualdad entre los sexos pudiera romper cuando menos lo esperemos en una simple abolición de la sexualidad reproductiva y eso, evidentemente, es hablar ya de otro mundo y de otra vida. Para que vean que el mito se queda corto, después de todo, en cuanto se le saben pillar las vueltas a la imprevisible realidad.

Todavía un Augusto Comte podía ligar la sexualidad a la precariedad de una vida que hasta ahora, al menos, ha sido por definición limitada, razón por la que, según él, carecía de sentido hablar del sexo de los ángeles, puesto que estos, exentos y eternos, maldita la necesidad que tendrían de reproducirse. Pero una cosa son los ángeles y otras –tienen que convenir esto conmigo—esos ratones que pasado mañana pueden ser ya seres humanos hechos y derechos, sólo que unilineales como los hermafroditas del tiempo primordial. Es que no se puede abrir el periódico ya, oigan, sin estrellarse en alguno de estos farallones imprevisibles ocultos tras la bruma de la nueva ciencia.

10 Comentarios

  1. Un tema asombroso, aunque tal como va el progreso científico ya uno no se asusta de casi nada. Hay que ver lo que hibiera sido no hace más que veinte años hablar de un ratón nacido de dos machos. Hoy eso no es, como se advierte en el artículo, otro escalón más de una escala que cada día resulta más tentadora y más inquietante para el espíritu.

  2. Las células-madre han abierto perspectivas que imponen respeto. Experimentos como el comentado serán cosa frecuente en poco tiempo, porque parece ser que le hemos encontrado el punto flaco a la genética. Ma ha gustaod el recuerdo al andrógino, hipótesis que hechos como éste acercan mucho más.

  3. Tewndremos un mundo de amazonas pronto, señores sabios?? ¿O quizá un mundo de machos exclusivos? Me gustaría estar seguro de que estas informaciones cxomentadas son responsables y solventes.

  4. Supongo que dentro de poco volveremos a tener “conventos “, es decir lugares reservados solo a las mujeres o solo a los hombres: casas-conventos, pueblos- conventos, o barrios-convento,. Yo ya tengo una pareja de colegas , hembras ambas, que van a ser los felices padres de una preciosa criatura, hembra también, supongo que para alivio de los padres……Sera una manera de distinguirse, de crear variedad, en este mundo tan conformista…….

    Pero si no fuera por la criatura, seria para troncharse.

  5. Es viejo el mito del castigo que sobreviene al Hombre por violentar las leyes de la Naturaleza. Yo no lo comparto (aunque a veces me gustaría que fuera cierto) y sin embargo reconozco que en este tiempo estamos hacciendo todo lo posible por engendrar al mosntruo. ¿Por qué hijos de un solo sexo? ¿Hay necesidad de ello? A mis cortas entendederas no se le ofrecen respuesta alguna a estas cuestiones.

  6. TODO LO POSIBLE ES IMAGINABLE Y TAL VEZ FUE IMAGINADO ALGUNA VEZ. Aunque nunca he creído en esta dicho de un prof mío, reconozco que están ocurriendo cosas que fueron imaginadas por el mito, o que se le parecen mucho en la medida en que, como la que nos ocupa hoy, se parece mucho a la encarnación de los dioses, a Minerva surgiendo de la cabeza de su padre o a Alejandro creyendo que nacía de la coyunda de una sierpe con su madre. Después de lo de la pobre oveja Dolly es que no nos dejan descansar.

  7. Si verdaderamente procedemos de un andrógino primordial a lo mejor es que estamos devanando la madeja hacia atrás y vamos camino del origen. ERstas cosas son escalofriantes pero hay que tener en cuenta lo ya dicho por el doctor Pangloss, a lo que me remito.

  8. En momentos así, uno se pregunta por qué tanto investigar a demanda de las feministas, que quieren volver a una sociedad de amazonas, mientras no se encuentra solución para el cáncer o el Alzheimer.
    A ver, supersabios, ¿por qué se vuelven locas las células y empiezan a reproducirse histéricamente sin orden ni concierto? ¿Por qué se desconectan las neuronas, a veces con 50 o 60 años?
    Qué pasa, ¿es que los laboratorios no quieren encontrar una solución que amenaza con cerrarles el grifo? ¿O son los imperios que van sosteniendo la explosión demográfica con ayuda de los carcinomas?
    No puedo creer que se consigan prodigios cada día, científicos, tecnológicos,médicos…y que ningun hacker del microscopio atine con este par de cuestiones vitales, y nunca mejor dicho.

    En cuanto al hallazgo que comenta J.A. que redunda en la reconocida inutilidad y levedad del sexo masculino , básicamente maltratador(o eso dicen las miembras), me temo que sirve para bien poca cosa, porque hoy las chicas se preñan cuando quieren, como quieren y con quien quieren, en directo o en diferido, pero a capricho y a la carta , y crian el rorro como les peta y no necesitan andar haciendo porquerías con ratones ni aguantando la intemperancia o el pestazo de un maltratador potencial.
    Uf, a veces veo muertos…y todos tienen la cara de la Pajín. Tengo que hacérmelo mirar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.