Recuerdo graves protestas feministas, en especial desde el lado sociata, ante incidentes provocados por los machos de la horda. Una vez hizo uno de ellos una alusión al “canalillo”  que exhibía una congresista de esa misma cuerda y las féminas armaron la de Troya, abandonando incluso el hemiciclo por estar en el cual se les paga, entre otras cosas. ¿Y qué pasa, que no han oído a Valderas referirse plebeyamente a una política como “la de las tetas gordas”, o es que ellas sólo protestan cuando el macho alfa pertenece a la horda de enfrente? ¿No hay un Instituto de la Mujer, un “Lobby de Mujeres” (no es coña), no asistimos desconcertados a una ridícula inquisición “de género” que desafía en toda la línea a la Real Academia? Pues, entonces ¿cómo se explica este silencio? También es verdad que esa izquierda, tan extremista hoy con la gramática común, se opuso en su día al voto femenino.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.