La decisión del Tribunal Supremo de exonerar del delito de prevaricación al juez Urquía, que solicitó y obtuvo dinero de Roca en Marbella, según el TSJA y el propio TC, puede ser discutible, pero la de permitirle que vuelva a ejercer de juez en tan breve plazo, 21 meses, aún costándole el mangazo, no admite discusión alguna. ¿Un juez mangante enjuiciando a los demás? Eso no tiene pies ni cabeza se mire por donde se mire y sean cuales sean las razones técnicas invocadas por los juzgadores. Se ha sentado un precedente insólito para escándalo de una sociedad desmoralizada.

2 Comentarios

  1. Alucinante! Hasta donde vamos a llegar! Y que coste , que cuando me escandalizo por lo que pasa en España, vale también por Francia, porque en muchísimas cosas estalmos hermanados.

  2. Doña Sicard se escandaliza, pero se escandalizaría mucho más si conociera y comparase con la dureza con que fue tratado el juez Gómez de Liaño por haber enjuiciado a uno de los hombres más ricos de España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.