Al margen de lo que ocurra en el resto de España, Andalucía tiene ya garantizado su semestre perdido. Verán: la Gestora que teledirige Susana Díaz no tiene prisas dada la situación crítica del PSOE y, en consecuencia, parece que, tras el mes de enero inhábil a efectos políticos, tendremos convocatoria en marzo, “primarias” en mayo y Congreso Federal en junio, un calendario que supone para Andalucía perder ese semestre en el que lo que ha de importar será el forcejeo partidista. ¿Se han hecho las cuentas del tiempo político dilapidado en nuestra autonomía desde que el seísmo de los ERE acabó volteando primero a Chaves y luego a Griñán hasta dejarnos en las manos actuales?  Andalucía puede esperar. El viejo lema de la Junta no decae.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.