No debe de enojarse el consejero de Presidencia porque la Oposición califique de “segundo nivel” el encuentro entre la consejera de Economía y el secretario de Estado, y menos decir que esa calificación insulta al pueblo andaluz. ¿Por qué, si en Cataluña, por ejemplo, Montilla deja oír a quien quiere escucharlo que no tiene bastante con el Vicepresidente Tercero y reclama el diálogo directo con la Vicepresidenta Segunda, cuando no exige y consigue ver al mismísimo Presidente? Pocas dudas van quedando sobre que nuestro papel en esta farsa no es otro que el de comparsas dispuestos a legitimar a coro el acuerdo político del Gobierno con Cataluña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.