Sansón Carrasco llevaba razón: nunca segundas partes fueron buenas. Y no lo fue el debatillo de antier, tan flojo, tan repetitivo, tan encrespado. Ni querría ni espero que el domingo el personal se quede en casa en lugar de ir a votar, pero tras soportar estos mediocres espectáculos, la verdad es que no sería extraño. Nuestra dirigencia no da más que para la porfía, el refilonazo y la descalificación, y eso no es bueno para la confianza pública. Dos debates no han servido, probablemente, más que para desmoralizar aún más a la gente y dejar claro que la representación política está sobrevalorada en exceso. Es triste, pero no cabe duda de que un creciente descrédito mina los fundamentos de nuestro sistema de libertades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.