Uno que llega tarde a la segunda sesión del juicio que ya se conoce como “Chaves contra El Mundo” trae la noticia caliente: han procesado a Chirac por malversación de fondos, un viejo asunto  de cuando todavía era alcalde de París. Otro atento relaciona la mala nueva con la reciente condena de Vera por comprar con fondos públicos el silencio de unos sicarios a los él habría embarcado en la tenebrosa aventura del terrorismo de Estado. Y surge la comparación: ¿no es mucho más vigorosa una democracia como la francesa que se lleva por delante a todo un expresidente si se tercia que un sistema como el nuestro en el que buena parte del monte es orégano al alcance del recolector más cercano? Pero si durante la sesión propiamente dicha el fantasma de esa comparación sobrevoló en la sala, si hubimos de volver a oír hablar de millones que, en su día, volaron de acá para allá, y hasta escuchar alguna pregunta sobre la posibilidad de que un alto personaje del “régimen” hubiera tenido algo que ver nada menos que con el negocio subastero, la conclusión que se abría paso entre el público era que tal vez esta causa no ponga en claro nunca lo que realmente ocurrió hace seis años en torno a una Caja sevillana, pero sí que está permitiendo entender a fondo la razón última que dio lugar a la llamada “guerra de las Cajas”. ¿Hablábamos antier de un dudoso “espía” cobrando facturas de 17 millones por sus andanzas? Bueno, pues eso no es nada: durante la sesión de ayer supimos que por espiar a un equipo de basket y tal vez también a un personaje incómodo, esa misma afortunada criatura se vio recompensada con otros 30 millones del ala contra factura perfectamente legal. ¿Se imaginan qué sombra pudo cruzar por el magín de su Señoría si su imaginación le gastó la broma incordiante de recordarle su parvo salario? Con un pequeño esfuerzo, yo mismo puedo imaginármelo aunque confieso que cuando mejor aprecié la alta tensión en aquel clima fue cuando, al alto personaje que lamentaba el “despido” que le acarreó el escándalo, uno de los letrados de la defensa le dijo con finura que renunciaba a preguntarle por el montante de la millonaria indemnización pactada para alivio de sus penas. Uno puede imaginar o incluso conocer muchas faenas legales en las Cajas, a estas alturas, incluida las legendarias condonaciones de los “créditos políticos”, de las que se ha beneficiado alguna vez hasta el propio Chaves, pero estén seguros de que hay que ser de piedra para no escandalizarse ante el espectáculo de arbitrariedad en el manejo de los millones que está permitiendo comprobar este juicio absurdo. La guerra es siempre un negocio millonario. Ésta que ahora hemos de remover con la nariz tapada no fue –en vista de lo que se jugaba en ella– ninguna excepción.
                                                                xxxxx
Escuchamos ayer en la Audiencia de Sevilla lo mismo que leímos en la prensa de París: la protesta de unos y otros de que cuanto eventualmente pudieron hacer fue hecho por servir a los demás, no en beneficio propio, qué va. Un alto cargo policial repartiría tarjetas entre sus semejantes por si necesitaban su protección, un dirigente de partido reconvertido en gran empresario lamentaría ser espiado por orden de un “compañero”, y siempre sobre el tres por cuatro de ese escandaloso vals de millones volando desde el bolsillo de los impositores al de unos oscuros personajes dedicados –eso sí, a precio de oro– a espiar a los demás. No fue demasiado larga la sesión, es verdad, pero de ella salimos convencidos en masa de que si este juicio no consigue sortear el laberinto de gestores muníficos y espías marginales, sí que va a servir para iluminar el escenario secreto de nuestra vida pública, su ínfima condición y su coste prohibitivo. Ya digo que no sé qué cruzaría por la cabeza del presidente de la Sala o por las del público atónito, al cruzar impune ante ellas en vuelo rasante, esa rapaz millonaria. No se le ocurre más que a Chaves este despropósito.

23 Comentarios

  1. Uff. Menos mal. He leído hoy la columna con el estómago vacío y sólo he sufrido varias arcadas secas. Si no, hubiera echado la pota, que dicen los botelloneros. (Maestro, ya sé que a usted le va en el envite interés y dignidad, pero soñando estoy con una glosa suya sobre la mosca del vinagre o una reflexión sobre tanta cosa interesante como guarda en su morral entre meninges).

    Gracias mi don Elitróforo por los apuntes de las respuestas de er Chave en tv. Pobrecito mío, que nunca sale de los 3.000 erus de ahorro. No sé si fundar una ONG, ‘Chavesianos sin fronteras’, para cuando la criatura tenga que comprarse una chaquetita de espor o acometer la operación renove de la tele, que debe tener un viejo aparato de tubo con los colores mortecinos.

  2. Jefe, poca diligencia a la hora de facilitarnos el link para adherirnos (el que quiera) al manifiesto de apoyo a los periodistas atacados por Chaves. Ejem, ejem.

  3. La experiencia aconseja no tomr al pie de la letra estas cosas. Por ejemplo, es posible (digo solamente posible) que sean ciertos esos pagos desmedidos al espía, peortambién lo es que no lo sea, ¿se me entiende? Tacto al comentar estas cosas porque a lo peor es pero todavía de lo que se pretende enfatizar…

  4. Se comprende la furia de aquella guerra de cajas, no tienen más que ver lo que supone disponer de una Caja. Pero, si un presidente puesto por el partido tiene en su mano tales pelotazos, ¿qué no tendrán quienes lo han puesto en su sillón y, como en el caso que da origen a este suceso, pueden levantarlo de él en cuanto quieran?

  5. El asalto a las Cajas no es sólo cosa del PSOE, sino que allí donde el PP o el de turno domina, es él quien la acapara. No debemos olvidar esto que no mejora las cosasaquí expuestas estos días sino que as empeora.

  6. Esta mañana otra vez la pregunta en el aire de la Sudienci: ¿Sabe usted si Manuel Chaves estaba detrás de una empresa subastera? El Chaves que alardea en la tele de irse por esto o lo otro, n se ha querellado con el periódico que pubicó la confidencia origen de esta asombrosa y despreciable cuestión. ¿No quiere lios, no está interesado en remover el estercolero, tiene miedo? La verdad es que la apariencia juega a favor de él. Pero entoces, ¿por qué consiete que el ABC publique esa hipótesis demoledora y no mueva un dedo contra él mientras se ensaña con El Mundo?

  7. Me pregunto cuántas facturas como las aludidas hoy y ayer habrá en los archivos de esas Cajas, y quienes serán sus beneficiarios. Este juicio va a tener el mérito de esclarecer lo que sospechábamos sin pruebas: que hay mucha viña sin guarda.

  8. Caso muy americano, con la diferencia que aquí esos enredos, cuando son descubiertos, le cuestan el pellejo a más de uno. Lo que me admira de las crónicas que está haciendo jose antonio es que no ocurra nada cuando trasciendeque en esas entidades financieras los que mandan disponen “legalmente” de lo que ls da la gana para lo se les antoja.

  9. Quiero sumarme a ese manifiesto-protesta, además de por defender la lbertad de expresión de quienes trabajan para informarnos, por manifestarme contra este saqueo legal.

  10. Si cuando el caso Guerra se hubieran tomado medidas no estaríamos viendo estas cosas. Pero no era posible hacer nada, seguramente, si se pretedía mantener el sistema actual. El PSOE podría haber perdido hacemucho Andalucía simplemente si no hubiera “tomado” las Cajas. Y lo malo es que probablemente el PP ni se haya enterado.

  11. Seguramente que hay tanto listo como entre los tuyos. Pero no han instituido un virreinato vitalicio hiperclientelismo- como el que nos acongoja.

  12. El latinajo del rector me dejó ayer si resuello. Como el “inglesajo” de hoy. Mucha lengua, pero aquí se roba en castellano la mar de bien.

  13. Chirac: no compares, querido, que tú sabes lo que hay por medio. Si ahí no ocurre nada ni siquiera cuando se demuestra, como antesdeayer, que el 2º de Interior pagó una millonada parataparle la boca a dos polis asesinos, ya me dirás. En España la fruta no está madura como para permitirnos arrancarla del árbol y comérnosla. Nuestros hijos, tal vez. O tu precioso nieto, al que le envío un beso.

  14. Ha sido un pronto, Brutus. Retiro lo que he escrito sobre tu señora madre, que seguramente es una persona respetable. Lo siento. Te debo una.

  15. 19:24
    Su disculpa la honra, doña CECI.
    ++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

    “los que mandan disponen “legalmente” de lo que ls da la gana para lo se les antoja.”
    Pero siempre en nombre del pueblo soberano (que son ellos), Sr. Miller.

  16. Sr. “bruto” cuidado con los plurales, porque eso de “que NOS tiene” es demasiado generalista.
    Hay algo a lo que llevo dando vueltas varios días con esto del juicio. Hoy el Sr. Pizarro ha insistido en lo de la Ley de Cajas, y si no he entendido mal, pretendía que los Srs. Beneroso y López Benjumea agotaran sus mandatos de ocho años y entonces entrar el PSOE de nuevo en las Cajas. Todo muy legal. Pues bien en la Universidad Hispalense llevamos ya muchos años, por supuesto más de ocho, con el mismo Rector. El truco consiste que al amparo de la necesaria renovación de Estatutos como consecuencia de que cada Gobierno hace una nueva Ley de Universidades, el Rector consigue poner una transitoria que le permite poner “el contador a cero”. Es decir, lo que para el PSOE es importante son las Cajas de Ahorro porque la Universidad parece que les importa muy poco. Quizá eso explique porqué el Sr. Chaves ha enviado a sus hijos al extranjero a estudiar.

  17. No se inmute doña Cecilia que no vale la pena. Y me apunto a lo que ha dicho don Griyo.

    Esto va para largo, y según los días saldremos rabiando , asqueados, riendo a rienda suelta ( lo de los 3000 euritos , por ejemplo a mí me divierte: yo también pienso que hay que hacer una colecta para este pobre padre de familia)o desesperados.
    Aquí pasa lo mismo, a pesar de los cumplidos de don Josean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.