No es el primero ni, probablemente, será el último, ese teniente de alcalde de Jerez al que, con el aval de la UCO, investiga un juez diligente por haber disfrutado de un puesto de relieve –director del centro de la FAFFE en Jerez—que carecía de contenido y actividad. Insisto, el caso no es nuevo, pero colma el vaso, sobre todo por la jactancia del investigado, quien aparte de titularse sociólogo sin serlo, fundaba su fuerza en asegurar su indemostrada amistad con alguno de los dirigentes sevillanos de la primera hora. Veremos si, al menos, la Justicia repone las cosas en su sitio, aunque sea a toro pasado. Nota bene: el sujeto en cuestión conserva hoy por hoy su puesto en excedencia  en el SAE y ejerce su concejalía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.