No se entiende el papelón que está haciendo el PSOE al mostrarse indignado pro la denuncia de que la Junta favorece a “sus” Ayuntamientos y “castiga” a los ajenos. Siempre fue así, desde que hay autonomía, pero estando el pandero en manos de un personaje como Luis Pizarro lo difícil sería que ocurriera lo contrario. Es verdad que la responsabilidad final es ahora de Griñán y uno se atreve a confiar en que si está consintiendo este desmadre –realmente impropio de alguien como él– es porque aguarda a fortalecer su posición dentro del partido. La discriminación de los Ayuntamientos es un secreto a voces, sobre todo por referencia a las capitales inconquistables. Reconducir esta injusta situación resulta imprescindible y urgente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.