Parece que se ha roto, al menos incidentalmente, la famosa “correa de transmisión” ugetista. El sindicato está desbordado por los quiebros y camelos oficiales, y lo está al extremo de tenerse que plantar el responsable regional, Manuel Pastrana, anunciando que se revolverá contra la Junta y el Gobierno con acciones públicas en el caso de que no se vea un movimiento confiable en la crisis aguda de la industria onubense. Cosas como ésa no se oían aquí desde la época de las huelgas generales y sorprenden tanto más en vísperas del acuerdo de concertación social del que viven los síndicos. Mal deben de andar las cosas, evidentemente. Peor, seguramente, de lo que suelen contarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.