Andalucía ha crecido el año pasado cuatro décimas menos que la media española. Se acabó, pues,  lo que se daba, el cuento del envergue de que cómo crecíamos más, es que éramos mejores y avanzábamos más deprisa. Ahora bien, si creciendo por encima de la media estamos donde siempre estuvimos, es decir, a la cola de la nación, ¿qué sucederá ahora que crecemos menos que los otros? Chaves debería reconocer el fracaso rotundo del “no-modelo” autonómico, el coste, insuperable acaso, de treinta años de tirar p’alante sin un plan de desarrollo auténtico. De momento, se acabó lo que se daba. Ya ni el truco estadístico nos queda como consuelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.