A fuerza de hablar y hablar estamos perdiendo de vista la auténtica dimensión del coste que la pandemia tiene para la profesión sanitaria. El Servicio Andaluz de Salud admite que tiene unos mil profesionales de baja por covid y un sindicato afirma que se ha dado el caso de encargar una planta entera del “Virgen del Rocío” –nuestro hospital de referencia—a una solitaria enfermera. No se trata tanto de repetir el discutible homenaje que ya se ofreció a esos abnegados trabajadores, sino de entender que, a estas alturas, las soluciones planteadas vienen quedándose en ofertas. Es urgente plantearse que la resistencia de ese colectivo esencial tiene un límite desbordado ya, por desgracia, hace demasiado tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.