El presidente de la Diputación de Huelva, Ignacio Caraballo, que es, además, secretario provincial del PSOE onubense y del Patronato de Turismo (en fin, no todo el mundo es cuñado del portavoz regional del partido…) ha defendido en público lo que él llama una “amnistía”, es decir, la legalización de los pozos ilegales perpetrados en el entorno que del Parque Nacional de Doñana, y lo ha hecho con el argumento de que el Gobierno del PP habría hecho lo propio con ciertos empresarios. ¡El responsable máximo de la provincia proponiendo saltarse la ley! No sé qué tendrá que decir IU, tan rojiverde, que es quien mantiene en su cargo a ese ilegalista, pero sospecho que no dirá nada. Para unos y otros la aplicación de la Ley sólo es necesaria cuando los beneficia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.