El alcalde de Aljaraque (PSOE) se ha saltado el mandato del Pleno de su Ayuntamiento que le exigía presentar alegaciones contra la construcción del oleoducto del “amigo político” de su partido, el Grupo Gallardo. Bueno, es lo natural, porque ese hombre no hace más que obedecer a sus superiores. Ahora bien, ¿qué me dicen de IU, que se abstuvo en aquel Pleno y ahora no se ha opuesto a ese salto del alcalde? ¿Se puede montar toda una campaña contra un proyecto, como ha hecho IU, y abstenerse luego o dejar sin respuesta esa actitud antidemocrática del socio? Se comprende que la dirección del PSOE (ni la visible ni la que no se ve) calle la boca, pero ni por asomo cuela esta doble moral/doble actitud de Valderas y su directiva. No se puede servir a dos señores a la vez. Quizá eso es, precisamente, lo que sabe bien Valderas.

3 Comentarios

  1. Desde hace demasiado tiempo Izquierda Undida no es más que la vieja palanganera que recoge sábanas o simplemente retira con cuidado los restos orgánicos que en ellas quedan.

    Desdentada y con sequedad vaginal, no aspira a otra cosa que a su modesta buhardilla en el palacio del poder. Todo sea por seguir viviendo (unos pocos).

  2. Hace bien en desconfiar del futuro juicio, porque será otra farsa como los anteriores, aunque hay que admitir que esta vez por lo mneos llevan todas las papeletas para repetir el numerito de Spandau. Un tipo como este infame no puede estar suelto bajho ningún concepto, y me cisco en cualquier objeción redentorista que se me oponga. Lo siento, pero la indignación es la que habla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.