El ‘conseller’ catalán de Medio Ambiente –un antiguo “Bandera Roja”, según parece– ha aprovechado los funerales de un abad de Monserrat para pedirle a la Moreneta que interceda ante la pertinaz sequía: “Sabes que soy agnóstico, pero si puedes hacer algo, hazlo”, le ha dicho el tío a la Virgen, en lo que me parece que no deja de ser un supremo acto de fe. Me ha recordado la historia de don José Moya, un cura de pueblo a quien traté familiarmente, que hubo de enfrentarse en una ocasión al alcalde franquista que, de orden del Gobernador Civil, le exigía rogativas para entretener al personal. Don José, que era hombre campestre y versado en las cosas de la Madre Naturaleza, fue resistiéndose hasta el momento en que el alcalde, acompañado de la Guardia Civil, lo conminó a sacar la Virgen sin excusa ni pretexto, exigencia ante la que cedió, como es natural, pero no sin advertirle rotundo: “Mira, ¿sabes que te digo?, que la saques si quieres, ¡pero que sepas que el tiempo no está pa llover!”. La costumbre de “sacar el santo” es ancestral y universal y, como se sabe, fue instituida en el siglo IX por el papa León III sobre la base de una costumbre que inició un obispo vienés casi quinientos años antes, lo que no quiere decir que constituya un rito exclusivo de los cristianos. Hay constancia de rogativas islámicas en Al Andalus al filo del temido año 1000, aunque en realidad se trata de un rito neolítico como lo prueban las danzas propiciatorias de tribus primitivas en América o África y las que todavía  celebran, entre otros pueblos, los mapuches argentinos o los indiecitos bolivianos con el jefe Evo a la cabeza. Incluso hay rituales conminatorios como esos que lanzan la imagen sagrada al río en caso de fiasco, o algunos norteafricanos consistentes en tirar a la charca reseca al santón fracasado en la plegaria. La doctora Teresa se apuntó un tanto de órdago provocando la lluvia implorada por unos campesinos desesperados que le salieron al encuentro en uno de sus viajes, y algo parecido se cuenta de Hernán Cortés en su aventura mexicana. El ‘conseller’ es un primitivo. Y sin saberlo, también un hombre de fe.

 

                                                                   xxxxx

 Nos está saliendo por un ojo de la cara el complejo prejuítico contra los pantanos y los trasvases y el colmo es ver a la dirigencia roja que niega el agua sobrante al Sur echarse a la rogativa celeste. Mucho más prácticos, los monjes budistas del monasterio de Panillo, en el pueblo aragonés de Grau, se han hecho con un tractor y una buena cuba que les permite afanar diariamente los seis mil litros diarios que necesitan, mientras celebran el Año de la Rata soplando sus enormes tubas y bailando sus coreografías ante la imagen dhármica y sonriente del bienaventurado Gautama. ¡“Fíate de la Virgen y no corras”!, dice irónicamente el adagio. En Cataluña, en Murcia, en Valencia, en Córdoba o en Navarra se saca hoy el santo como remedio de una ineficiencia imperdonable que junta devotamente los dedos cuando la seca vacía los pantanos pero se pasa la vida mano sobre mano. Un poco en la línea de los budistas de Panillo, Juan Pablo II era más partidario del Plan Hidrológico del PP anulado por el PSOE que de sacar el procesión –“Ad petendam pluviam”–  a san Isidro Labrador a la Virgen del Espino. Tiene guasa que un papa tan conservador pase por la izquierda a un ‘conseller’ tan agnóstico pero que le reza a la Moreneta.

15 Comentarios

  1. Querido JaGM: Este D. José Moya debe de tener el don de la omnipresencia, pués con la “boutade” del amigo Baltasar refrendada en la prensa catalana, han salido anécdotas similares a la que relatas.

    Tendrías que haber conocido a éste elemento. En los años 70 era uno de los más revoltosos y lanzados del Baix Llobregat.
    La María Comellas y casi toda su familia pertenecía al PSUC.
    Antes de ser Consejero, hace unos meses era comentarista deportivo sobre el fútbol catalán y asiduo interviniente en TV3.

  2. “Agua, Santísima Madre,/ agua, Santísima Reina,/ agua imploran vuestros hijos,/ agua implora nuestra tierra”. Juro por mis churumbeles que al menos a un par de rogativas he ido en procesión. No olviden que una se crió en tiempos de la pertinaz. Durante algún siglo fue la Patrona de mi pueblo. Luego llegó otra imagen más milagrera -¿esto es culto de latría o pura y dura idolatría, mi don Páter?- y sufrió una democión, igual que mi amigo cuando cumplió los cincuenta y su empresa consideró que había dejado de ser un ejecutivo agresivo. Se quedó en patrona solo de los agricultores. En unas andas sencillas, con cruz alzada delante y el cura con roquete, estola y bonete, acompañaba a gente de rostro compungido porque en los campos de secano que rodeaban al pueblo, la sementera amenazaba irse al guano. La asomaban a dos o tres calles que daban ya a los terrones y allí el reverendo rezaba una oración en latín y luego se rezaba una salve.

    Mi memoria no alcanza a recordar si alguna vez llovió tras las rogativas. Pero la mayoría de los que íbamos en esa procesión informal creíamos que nuestros rezos y cánticos servirían para algo. Dichosos los que aún conservan esa fe. (Tal vez el de Bandera Roja tuvo en su ihfancia vivencias religiosas, que lo mantienen, en el fondo de su almario, siendo un hombre de fe. Más les valdría haber sacrificado parte del delta del-l’Ebre y permitir que alguna gota, ¡ni una!, dijeron, bajara a otras tierras en vez de que fueran a parar al mar. Que es el morir.)

  3. Es precioso lo de ese “cunsellé” rijibeato rezándole a la Virgen por siu acaso. Pero no es ninguna novedad. ¡Había y hay que ver a Bono en el Corpus de Toledo o a tanto jerarca tragacuras luciendo chaqué en las procesiones! Pero es estrpenda la imagen y la “salvedad” que el memo hace de su agnosticismo.

  4. La guerra del agua producirá situaciones mucho más peligrosas, no lo dudemos. De momento, ya ha demostrado cómo se puede ser insolidario al máximo sin ganar nada con ello. Pero la próxima vez que vengan recomendando lo de cerrar el grifo mientras friegas o te afeitas, más de uno tendrá la tentación de mandarlos a donde sabemos todos.

  5. Observo que entre el texto del blog y el que aparece en el periódico (papel) hayu diferencias que me permito interpretar como añadidos de jagm. Una pena porque el texto completo resulta mejor. ¿Qué ocurrió, amigo ja?

  6. ¡Honor a Costa y a los demás regeneracionistas, más modernso que esta plaga “modernizadora”! Bromas aparte, el probelma es vergonzoso y da una idea de lo lejos que estamos como nación de la solidaridad imprescindible.

  7. Es cierta la observación que más arriba hace Lépido. Lo ocurrido es que un error del sistema me hizo escribir una columna más corta y, al reenmviar el texto definitivo, no recordé que os había remitido el corto. Les ruego que me disculpen.

  8. He observado como menguaba la luna del blog amediad que se acercaba la Feria de Sevilla. Debe de haber por ahí más de un feriante.
    La columna, ilustrativa, como siempre, fundada y bien escrita. Admiro esa referencia siempre a punto, querido ja, y espero que el casino la valore como yo. (Lo del cura es genial, aunque al Abate le parezca espurio).

  9. Algo racista lo de los “indiecitos de E·vo”, no les parece? A mí me ha chocado leerlo en jagm, pero,. en fin, puede que sea suceptibilidad mía.

  10. En el fondo, no sé de qué nos sorprendemos, amigos blogueros, en un país (o nación) en el que los clubs de fútbol ofrecen las copas y títulos a las Patronas en presnecia del ordinario del lugar. Ese “cunsellé” (muy bueno, sra. o srta. Berenice) podía haberle pedido a la Moreneta, ya de paso, que el madrid tropiece o el Barça se mantenga.

  11. Graciosa, si el tema de fondo permitiera el humor. Esta guerra del agua es una locura y una mezquindad, que da idea de por dónde va esta partitocracia.

Responder a Beturia Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.